Menú Buscar
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el de Estados Unidos, Donald Trump, en el G-7 / EE

Francia congela su ‘tasa Google’ para evitar una guerra comercial con EEUU

Macron y Trump sellan una paz temporal sobre el impuesto francés del 3% a las grandes empresas tecnológicas

3 min

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el de Estados Unidos, Donald Trump, han sellado una paz temporal. Ambos líderes han acordado relajar las tensiones comerciales entre sus países y seguir con el diálogo para alcanzar un acuerdo sobre la tasa Google francesa.

En concreto, el Gobierno francés aprobó un impuesto del 3% para las grandes empresas tecnológicas. Pero para evitar una guerra comercial entre Francia y Estados Unidos, de momento esta tasa se congela o paraliza. "Vamos a trabajar juntos en un buen acuerdo para evitar una escalada de los aranceles", ha subrayado Macron a través de su perfil en Twitter, una decisión bien recibida en Estados Unidos. De hecho, Trump ha respondido a Macron, en la misma red social, con un "excelente".

Una tasa para los gigantes tecnológicos

Los dos países habían acordado a principios de enero reunirse en Davos para tratar el tema de la fiscalidad de los gigantes tecnológicos, después de que Washington amenazase con imponer aranceles adicionales del 100% a los productos franceses.

El ministro galo de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ya defendió entonces que la tasa Google fijada por Francia para gravar las actividades en el país de grandes corporaciones digitales "no es discriminatoria" y que consideraba las sanciones estadounidenses planteadas "hostiles, inapropiadas e ilegítimas".

Guerra comercial

A finales de noviembre de 2019, la Oficina del Representante Comercial de EEUU (USTR) propuso imponer un arancel del 100% sobre la importación de 63 productos franceses, cuyo valor agregado ascendía a 2.400 millones de dólares (2.147 millones de euros) al considerar que el impuesto francés a las multinacionales digitales "discrimina a las empresas de EEUU".

Washington respondía así a la promulgación en Francia de su propia tasa Google, conocida como tasa GAFA (por las iniciales de Google, Apple, Facebook y Amazon), que fija un gravamen del 3% sobre la facturación de aquellos negocios digitales cuyas ventas mundiales sean superiores a los 848 millones de dólares a nivel mundial y a los 28 millones de dólares en Francia. Según el Ejecutivo francés, la recaudación a través de esta tasa podría suponer 650 millones de euros durante 2020.