Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una profesora preparando contenido para sus clases online / FREEPIK

Cómo sobreviven los profesores con las clases online por la reclusión

El coronavirus ha obligado a maestros, alumnos y padres a abrazar las nuevas tecnologías y conocer otras vías de aprendizaje

7 min

La pandemia del Covid-19 será recordada por causar grandes estragos sociales y económicos, pero, también, por producir, en muchos sentidos, un salto tecnológico y digital del que el sector educativo tampoco ha podido escapar.

De la noche a la mañana, los niños se despidieron de sus clases físicas, los profesores tuvieron que acogerse rápidamente a nuevas metodologías y los padres acostumbrarse a una educación online de la que poco, o nada, sabían. Y como ha ocurrido en casi todas las áreas, a algunos esta nueva situación y necesidad les ha pillado más preparados, pero para otros ha sido como un salto al vacío.

“Ahora hemos aprendido que tener una fuerte infraestructura, desde el punto de vista tecnológico, es clave, así como la necesidad de estar empoderados en competencias digitales. Esta pandemia ha abierto los ojos al colectivo docente”, señala a Crónica Global la investigadora de Educación y TIC de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Teresa Romeu.

Niñas recibiendo clases online desde casa / FREEPIK
Niñas recibiendo clases online desde casa / FREEPIK

Menos brecha digital y más inclusión

En ese sentido, Romeu apunta a la importancia de que este empoderamiento llegue a los profesores, pero también a los propios centros, alumnos y padres. “Tampoco se trata ahora de ser todos unos techies, pero sí de contar con un conjunto de ingredientes --tecnológicos-- que nos permitan hacer recetas más ricas desde el punto de vista del aprendizaje y sacarle más provecho a los entornos digitales”, matiza.

Sin embargo, otro de los retos a los que se ha enfrentado la comunidad educativa ha sdio la falta de recursos para impulsar este empoderamiento. “El sistema educativo español es muy tradicional y en los últimos años no se han comprado ni dispositivos, ni contenido digital para los colegios. En ese sentido, ahora sólo nos queda destinar todos los esfuerzos para que éste gran salto coyuntural sea más estructural”, explicaba en un debate organizado por TheVentureCity, Pablo Lara García, director general del área de Educación del Grupo Planeta.

Así, a través de varias iniciativas se ha intentado a marchas forzadas romper con esa brecha digital en el ámbito de la educación y fomentar la inclusión, aunque no siempre ha sido fácil.

Una profesora dando clases online para niños / FREEPIK
Una profesora dando clases online para niños / FREEPIK

Herramientas de comunicación

Pero con los dispositivos necesarios y una conexión a internet ¿cuál era el siguiente paso necesario? “Toca contar con herramientas de comunicación y recursos didácticos. Además, como el abanico de posibilidades cada vez es mayor, también es importante conocer bien las ventajas y los inconvenientes de las diferentes opciones para que cada institución determine cuál es la más óptima”, detalla Romeu.

Las herramientas de comunicación son clave para mantener ese vínculo creado desde el inicio del curso escolar. Para ello, cada centro ha optado por una vía, pero existen opciones más populares como WhatsApp o Telegram, para mensajes de texto, pero también ha ganado popularidad Zoom, Jitsi, Google Meet o Microsoft Teams para videollamadas y otras funciones. Lo importante, según los expertos, es que cuando se haya escogido una herramienta, todos usen la misma para no volverse locos.

Plataformas de gestión

Después, en el momento de elegir qué plataforma de gestión se va a usar y, una vez más, el abanico es muy amplio. Se puede optar por Google for Education o Microsoft Teams, así como otras plataformas del tipo Moodle o ClassDojo. En el caso concreto de Google, con su herramienta Classroom, muy extendida en el ámbito educativo, los alumnos pueden acceder fácilmente a los materiales de formación (textos o presentaciones), hacer deberes y colaborar haciendo trabajos en equipo.  

Mientras, los que hayan optado por la plataforma Microsoft Teams, escogida también en varias comunidades autónomas y centros españoles, pueden compartir documentos, gestionar una agenda e incluso añadir apps para cumplir cometidos específicos.

Una profesora de inglés prepara sus clases online / FREEPIK
Una profesora de inglés prepara sus clases online / FREEPIK

 

Qué ocurrirá con las clases online cuando todo pase

Todo, o casi todo, es posible es este mundo educativo y digital, pero otra pregunta que se hace el colectivo es: ¿Y estas clases online han llegado para quedarse? En ese caso, los expertos aseguran que la aceleración que se ha producido ha sido gigante, pero que todavía queda mucho por hacer y aprender. “Se ha producido un paso adelante en la industria EdTech, pero nos queda un largo recorrido”, asegura Lara.

Y lo mismo opina Romeu. “La tecnología ha llegado para quedarse, pero hay que hacer un buen uso de ella. Ser nativo digital no significa ser competente digital. Además, cuando llegue el otoño, quién sabe, igual puede producirse un rebrote de esta pandemia y toque adaptarse de nuevo, apostando por un modelo mixto, integrando la educación presencial y la online”, advierte.

En ese sentido, apunta esta experta, será momento de plantearse trabajar ciertos contenidos de una forma distinta a la que se venía haciendo, gracias a la tecnología. “No se trata de seleccionar unas asignaturas e impartirlas de forma online, sino más bien enfocar la educación hacia el trabajo por proyectos abriendo el aula, de manera que también se pueda trabajar fuera de ella y que la asistencia presencial esté más enfocada en compartir ideas, trabajos colaborativos, presentar actividades, etc.”, concluye Romeu.

Destacadas en Vida tecky