Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El administrador judicial Robert Pincus (a la derecha) y su socia Jennifer Voss tratan de amordazar a TransPerfect / CG

El bufete Skadden Arps busca silenciar a TransPerfect

La multinacional de servicios lingüísticos acusa al bufete estadounidense de maniobrar para impedir que pueda exponer sus argumentos en la Corte Suprema de Delaware

4 min

El bufete Skadden Arps quiere evitar a toda costa que se celebre vista oral en el Caso TransPerfect que enfrenta a la multinacional tecnológica de servicios lingüísticos contra el administrador judicial, Robert Pincus, y su bufete Skadden Arps, por fraude durante el proceso de venta forzosa de la entidad en 2017.

A través de su socia Jennifer Voss, el despacho de abogados ha presentado una moción ante la Corte Suprema de Delaware, en la que se opone frontalmente a que las partes puedan exponer sus argumentos ante el tribunal ya que comportaría -además de un nuevo revés en su reputación- sentar en el banquillo a André Bochard, excanciller de la Corte Suprema de Delaware, que a su vez es amigo de Pincus y exletrado de Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom LLP entre 1986 y 1996.

Falta de transparencia

La plataforma Citizens pro Business Delaware, azote de la opacidad y el amiguismo en el Estado de la costa Este norteamericana, condena este nuevo movimiento ya que vuelve a poner en relieve los serios problemas de transparencia, amiguismo y conflicto de intereses que se producen en el estado de Delaware y que este medio ha ido reportando.

En palabras de su líder, Chris Coffey, la plataforma remarca que “la corte le debe a TransPerfect el derecho a ser escuchado y presentar sus argumentos” ante la justicia tras el largo y costoso litigio en el que la compañía lleva inmersa desde 2017.

Asimismo, señala que la moción presentada por Skadden Arps no hace más que “confirmar la frivolidad de la posición de Skadden” mientras se vulnera una vez más el derecho a la libertad de expresión recogido en la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

Skadden Arps, en el centro de la polémica

No es la primera vez que Skadden pone en marcha “la red de contactos de sus letrados para activar el sistema en su beneficio”, según señala Citizens pro-Business en su comunicado. El bufete ha visto comprometida su reputación en diversas ocasiones y este es un nuevo episodio que daña su legado.

En 2020, Skadden confirmaba el pago de 10 millones de euros a Yulia Tymoshenko para evitar una demanda de la ex primera ministra ucraniana, y en 2019, acordaba el pago de más de cuatro millones de euros por el incumplimiento de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA) en los trabajos de lobi realizados con el exasesor de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, a favor de Yanukovych.

800 trabajadores en Barcelona

El caso Transperfect estallaba en 2016 fruto de un conflicto accionarial que el juez Bouchard resolvía decretando la venta forzosa de la compañía, exponiéndola a fondos privados para su disolución y poniendo en riesgo a 4.000 trabajadores en todo el mundo, 800 en Barcelona, donde la compañía tiene una de las oficinas más importantes a nivel global.

Como administrador judicial de la compañía y actuando para el Estado de Delaware, Robert Pincus, de Skadden Arps, continuó emitiendo facturas de millones de dólares a la empresa a lo largo de los años, incluso después de la venta, y celebró una controvertida e innecesaria subasta pública, con costes estimados de 50 millones de dólares, cuando había compradores interesados en adquirir la compañía, entre ellos su propio su cofundador, Phil Shawe.