Menú Buscar
Rolls-Royce comienza a desarrollar un avión eléctrico, Accel / Brn2flyjets EN PIXABAY

Accel, así es el prototipo de avión eléctrico de Rolls-Royce

La famosa compañía tiene ya casi listo su primer avión eléctrico, el cual se espera que alcance velocidades de hasta 480km/h

Noelia Hontoria
6 min

Rolls-Royce es famoso mundialmente por sus coches de lujo, pero la operativa de la empresa va mucho más allá. La firma está detrás de otros ambiciosos proyectos, como los motores de algunos modelos de aviones. De hecho, ha presentado recientemente ACCEL, su primer avión eléctrico que pretende, de este modo, revolucionar el mundo de la movilidad eléctrica y de la aviación, dando un paso hacia delante y en consonancia en ambos sectores. El nombre responde a las siglas de Accelerating the Electrification of Flight.

ACCEL no solo busca ofrecer alternativas en el mundo del transporte eléctrico, también quiere hacerlo de una forma que beneficie al usuario en materia de velocidad, lo que se traduce en un ahorro de tiempo a bordo. Su propósito más inminente es entrar en el libro de los récords como el avión eléctrico más rápido del mundo. Esta prueba se llevará a cabo en la próxima primavera, pero mientras tanto ultima los detalles de este ambicioso proyecto para la compañía y el sector en general.

Hasta 480km/h

El dato más curioso que se conoce por el momento sobre el Proyecto ACCEL es que Rolls-Royce pretende no solo entrar por todo lo alto en el mundo de la electrificación, también quiere demostrar que sabe hacerlo bien y que puede, realmente, aportar valor. Por eso, en la próxima primavera realizará las pruebas necesarias para entrar en el libro Guinness de los Récords, para lo cual necesitará superar los 480km/h con su avión eléctrico. Como socios, cuenta con otros grandes nombres como Electroflight o el Instituto de Tecnología Aeroespacial, quienes no quieren perder la oportunidad de entrar a formar parte de este gran hito.

Por supuesto, la velocidad puede parecer escasa si se compara con los datos que consiguen alcanzar los aviones supersónicos (3.500km/h) o incluso los aviones comerciales (900km/h de media en velocidad de crucero), pero para ser un avión eléctrico, con un ahorro importante en el consumo energético, los 480km/h ya suponen un importante avance en este sector, que acercarían un modelo de negocio más sostenible al mundo de la aviación, uno de los que más preocupan a ecologistas.

Un motor de Airbus / WikimediaImages EN PIXABAY
Un motor de Airbus / WikimediaImages EN PIXABAY

Célula ionBird

Además de su carácter eléctrico y de la velocidad que pretende alcanzar, Rolls-Royce también ha presentado la célula ionBird, el corazón de la tecnología eléctrica que equipa el avión. Esta célula se utilizará para comprobar la integración plena del sistema de propulsión en el avión, además de los controles de aeronavegabilidad necesarios para garantizar el correcto funcionamiento del vehículo.

Además, utilizará un sistema de tres motores eléctricos axiales para impulsar la hélice y conseguir unas revoluciones por minuto más bajas que en los aviones tradicionales. Gracias a esto, se logra una reducción importante del ruido, por lo que facilita la conducción silenciosa. La energía corre a cargo de un denso paquete de baterías de 6.000 celdas compactas que minimizan peso y mejora la protección térmica.

Autonomía

La autonomía de este prototipo de avión eléctrico contará con hasta 320 kilómetros con cada carga (equivalente a 750 kW). Se puede cubrir, por ejemplo, la ruta entre París y Londres. Por tanto, este primer modelo de avión eléctrico de Rolls-Royce podría ser una buena alternativa para vuelos domésticos o internacionales de corta distancia. Mejorar la autonomía es una de las prioridades para el futuro. No se ha especificado el tiempo que tarda en recargarse el sistema completo, algo que es crucial para asegurar el número de vuelos diarios que podría realizar el avión en caso de que llegará a ser un avión comercial.

Este tipo de vehículos eléctricos busca mejorar su relación con el medio ambiente y ofrecer una alternativa sostenible al modelo actual de transportes. Ya se ha visto con los coches, de un modo más masivo, y ahora se quiere extrapolar esta misma idea al mundo de la aviación. Este avión eléctrico de Rolls-Royce buscará ofrecer hasta un 90% de eficiencia energética y cero emisiones. No es el único del mercado. De hecho, Alice, el que se espera que sea el primer avión eléctrico de pasajeros y que ya está casi listo, lleva fuselaje español.