Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Interior del Teatro Tívoli de Barcelona / GRUP BALAÑÁ

La temporada teatral de Barcelona arranca con la sombra de la caída de público

Los principales actores, directores y dramaturgos del país se muestran preocupados por la situación aunque mantienen la esperanza

11 min

Cataluña levanta el telón una vez más. Lo hace con temor y esperanza, que es lo último que se pierde. El público es de lo primero. Esto es lo que pasó a finales de la temporada 2021-22.

Con la llegada del calor y a medida que se le perdió el miedo al Covid, la gente abandonó las salas. Obras como Romeu i Julieta, de David Selvas, acabó sus funciones una semana antes en el Teatro Poliorama a falta de espectadores. Este es el ejemplo más vistoso, pero hubo más.

Las cifras

La ocupación de las salas apenas alcanzaron el 54% y si bien el número de espectadores superó los dos millones y aumentó un 8% respecto a la temporada anterior, los datos están lejos de ser los prepandémicos. Un festival como el Grec de Barcelona fue optimista al destacar los 114.316 espectadores que tuvieron este año, cuando el anterior fueron 107.000. Claro que si nos fijamos en los datos de 2019 aún está lejos la cifra de 137.737 asistentes.

Todo parecía ir bien al principio del curso. Tras la apertura de las salas de teatro en 2021 la gente se volcó y llenó las salas. Las ganas de salir, quedar con gente y disfrutar de un espectáculo en vivo primaron. Al llegar Semana Santa el panorama fue completamente distinto.

Entrada del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) / EFE
Entrada del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) / EFE

Meses negros

El director de la sala Beckett, Toni Casares, recordaba hace unas semanas en Rac1 que los meses más duros fueron mayo y junio. La ocupación de este teatro pasó del 80% al 30%, una caída del 50% que significó un duro golpe.

En busca de razones que expliquen esta debacle aparecen varias. Marta Pérez de las T de Teatre afirmaba hace poco a Crónica Directo que quiere "pensar que es porque hemos pasado mucho tiempo encerrados y la gente está en desbandada haciendo otro tipo de actividades y que esto cambiará en otoño". Carme Pla, su compañera en la compañía, amplía el abanico de posibilidades: "No sé si será la pandemia, la crisis, la inflación, que han subido los precios y no los sueldos... Creo que va a pasar".

Posibles causas

El actor Marc Rodríguez, que regresa con El mètode Grönholm, discrepa en un aspecto de los lanzados por Pla. "No estoy de acuerdo en que sea cosa del precio, porque realmente la vida está muy cara y hay gente con problemas, supongo que es un tema de prioridades. Los hemos de enganchar y que salgan del teatro con ganas de volver", señalaba a Crónica Directo.

Un director como Àlex Rigola apunta a que "también la gente está asustada por la crisis económica. Creo que tendremos que esperar a ver qué sucede". La incógnita, la duda es evidente que planea sobre este nuevo año.

Entrada del Teatre Lliure de Montjuïc / EP
Entrada del Teatre Lliure de Montjuïc EP

Público joven

Rodríguez reconoce que "no sabemos si se ha prescindido del teatro o es cosa del público que tenemos. La gente mayor nos ha aguantado muchos tipos de situaciones, son un público muy fiel, pero cumplen años. La pregunta es ¿cómo captamos al público joven?". La gran pregunta que muchos se hacen desde hace años.

"Nos apetece que los jóvenes vengan al teatro", exclama el catalán. Esa, por ejemplo, también es la gran motivación y reto de un director y dramaturgo como Alfredo Sanzol que, desde que cogiera la dirección del Centro Dramático Nacional, ha reducido la media de edad de los espectadores, se lo impuso casi como norma. "Mi motivación principal es crear cantera, espacios de expresión profesional para artistas jóvenes. El público joven, por eso, se va a acercar a cualquier expresión artística que conecte con las necesidades que tiene", aseguraba a Crónica Global.

Oferta

El secreto está en el cómo se hace. Si uno mira el arranque de esta nueva temporada en Barcelona no se puede quejar de la diversidad. Hay comedias como la de Galcerán en el Poliorama o la de Selvas en La Villarroel, musicales que han triunfado en Madrid como Golfus de Roma, que llega en catalán al Condal; la Fàtima de Jordi Prat i Coll en el Lliure, que es teatro con un marcado compromiso social tan próximo al espectador como el Raval, donde ubica la acción. Hay espacio para la reflexión y la sonrisa con las Cadires de Mont Plans y Oriol Genís en el Goya donde Clara Segura debuta en solitario en la dirección con un drama como La Trena.

Si en la variedad está el gusto, la voluntad de los programadores es ofrecer cuanta más mejor, claro que ante la duda de cómo puede ir este años, ¿se va a hacer algo más simple y de digestión fácil para el espectador en detrimento de la transgresión y la originalidad? Por el momento, hay quien apuesta por lo seguro. Un caso claro es el regreso a la cartelera de dos éxitos indiscutibles. Por un lado, la multipremiada adaptación de Canto jo i la muntanya balla de La Perla 29, y, por otro, el regreso de José Sacristán con el clásico de Delibes Señora de rojo sobre fondo gris

Cristina Genebat, Clara Segura, Marta Marco y Carlota Olcina frente al Teatre Goya / FOCUS
Cristina Genebat, Clara Segura, Marta Marco y Carlota Olcina frente al Teatre Goya / FOCUS

Cambio de hábitos

Esto es sólo el principio. Luego llegarán los David Bustamante al Tívoli, Àngel Llàcer al TNC, el regreso de Nuria Espert al Romea, Emma Vilarassau con Marc Artigau en La Villarroel, donde también estarán Pau Carrió y Julio Manrique... La lista de nombres es interminable y hay donde elegir. El tema está en la posibilidad de que funcione.

Enric Cambray, que ya está de nuevo sobre el escenario con El mètode Grönholm, señala que uno ya no se puede fiar ni de la preventa. Parece que la inflación ha vuelto a la gente más cauta, afirma en conversación con Crónica Directo. "La gente va al día. Hace dos días para la función de ayer teníamos unas 40 entradas vendidas y al final fueron 300 personas. Eso no pasaba antes, la preventa mandaba", revela. "Eso hace que no pueda haber previsión y que los productores no puedan prever si podrán alargar más el espectáculo o no, una previsión de ingresos...", prosigue.

Apuesta a futuro

El que fuera miembro del jurado de El llop (TV3) lo tiene claro. Se debe apostar por la promoción. "Las medidas para atraer al público joven están, lo que hace falta es la difusión de estas medidas", señala. Unas palabras que van muy en la línea de otros miembros del sector que abogan por una mayor dedicación a vender el producto. Se debe tener presente que una parte del presupuesto debe ir destinada a la promoción, apuntan los profesionales del medio. Otro punto es el tema de las ayudas al sector de la cultura. Eso arena de otro costal.

Protagonistas de la temporada teatral 2022 23 del grupo Focus / EP
Protagonistas de la temporada teatral 2022 23 del grupo Focus EP

El presidente del Grup Focus, Daniel Martínez, señaló en la presentación de la temporada del grupo que su objetivo es claro: mantener el nivel artístico y de inversión y “aspirar a crecer en actividad y espectadores y dar un papel protagonista a los espectadores”. Para ello, el grupo empresarial va a celebrar el I Congreso Internacional de Espectadores de Teatro y promocionará un Consejo Asesor para que el público pueda valorar los espectáculos.

Fe, esperanza y teatro

"Esas dos últimas iniciativas serán determinantes, precisamente, para conocer a fondo el cambio que se ha podido producir en los hábitos culturales. En ellos puede tener un papel la pandemia del Covid, pero también otros hechos más estructurales, como la apuesta de una gran parte del público por consumir cultura desde sus propios domicilios", recordaba Manel Manchón en Metrópoli Abierta. La guerra de Ucrania, la inflación que ello conlleva y la amenaza de un otoño, también van a ser determinantes.

Aún así, el sector prefiere mirar hacia adelante con optimismo. "En el teatro siempre se ha hablado de crisis y quiero pensar que será una más", señala Carme Pla. "Nosotros procuramos ofrecer la máxima calidad y rigor, pero que la gente confíe y haga un pequeño esfuerzo. Luego, nosotros nos encargaremos de intentar que las ganas sigan vivas", promete Marc Rodríguez. ¿Cumplirán ambos? Como dice Pablo Messiez en su nueva obra, todo depende de La voluntad de creer.