Menú Buscar
Catedral de Tarragona / PATRONAT MUNICIPAL DE TURISME DE TARRAGONA

Lugares de Tarragona que no te puedes perder

Los Juegos del Mediterráneo 2018 llegan en unos días, una oportunidad para descubrir los monumentos y rincones de la ciudad

3 min

Tarragona es “historia viva”. Así define a la ciudad su propio Patronato Municipal de Turismo, que invita a los visitantes a descubrir una civilización milenaria, a cenar bajo las bóvedas del circo romano o a perderse por los callejones de su casco antiguo.

La ciudad acoge estos días los Juegos del Mediterráneo 2018, así que es un buen momento para descubrir sus monumentos trascendentales y sus rincones capaces de trasladar a los viajeros a épocas romanas, medievales, modernas y modernistas. Si visitas Tarragona, no puedes perderte estos lugares:

Catedral

La Catedral, dedicada a Santa Tecla, está situada en la parte más alta de la ciudad. Se empezó a construir en el siglo XII en estilo románico, se siguió en gótico y se consagró en 1331, pero quedó inacabada a causa de la Peste Negra. La fachada, con la gran portalada y el rosetón, es una de las imágenes más emblemáticas de Tarragona.

Entrando por el claustro se puede visitar el Museo Diocesano y el retablo de Santa Tecla. La escultura del claustro es uno de los conjuntos más remarcables de la plástica románica en Cataluña, data de finales del siglo XII y principios del XIII. En lo referente al Museo Diocesano, destacan especialmente las colecciones de arte religioso de época medieval y moderna procedentes de Tarragona y de su diócesis: retablos, esculturas de piedra o talladas en madera, orfebrería, forja, textil, cerámica, etc.

Anfiteatro romano

Edificio de forma oval construido en el siglo II cerca del mar, cuyas gradas se excavaron en la roca. El anfiteatro mide 109’5 por 86’5 metros y tenía capacidad para unos 14.000 espectadores. En su interior se celebraban las luchas de gladiadores con fieras y también las ejecuciones públicas.

En el año 259 quemaron vivos al obispo Fructuoso y a sus diáconos Augurio y Eulogio. En el siglo VI se construyó en su interior una basílica visigótica, sobre la cual se levantó la iglesia medieval de Santa María del Miracle.

La Rambla Nova y el Balcón del Mediterráneo

El paseo principal de Tarragona cuenta con más de 150 años de existencia y el mayor número de tiendas modernas, integradas en un espacio arquitectónico único por sus edificios y su historia.

Al final de la Rambla Nova se encuentra el Balcón del Mediterráneo, elevado a unos 40 metros sobre el mar y que permite una visión privilegiada del Mare Nostrum, el puerto de Tarragona, la playa del Miracle y el anfiteatro. Es un lugar muy querido por los tarraconenses, donde confluyen todos aquellos que, paseando, van a "tocar ferro" (tocar hierro). La baranda tiene una forma inconfundible y se dice trae suerte a quien la toca.