Menú Buscar
El streaming puede ayudar a las discográficas

El ‘streaming’ salva las ventas de música pese al Covid

El sector sube un 4% en el primer semestre de 2020 por al auge de las plataformas, mientras el mercado físico pierde el 45% de sus ingresos

Alba Giraldo
8 min

La industria de la música ha sido una de las más afectadas por la pandemia del Covid-19. Aun así, gracias a su digitalización, ha logrado resistir la primera mitad del año al obtener un repunte del 3,99% en sus cifras globales de ventas. Mientras el streaming, la escucha online sin necesidad de descarga, sube, la pandemia impacta al mercado físico, que pierde casi el 45% de sus ingresos como consecuencia del cierre de tiendas durante el confinamiento.

Un teléfono móvil conectado a música en streaming / PIXABAY
Un teléfono móvil conectado a música en streaming / PIXABAY

Según las cifras recopiladas por Promusicae, la asociación que representa a la industria discográfica de España, los ingresos alcanzaron el primer semestre de 2020 los 145,1 millones de euros, frente a los 139,5 millones registrados en idéntico periodo de 2019.

Meses de “incertidumbre” por el Covid-19

Antonio Guisasola, presidente de Promusicae, explica que ha vivido unos meses de “incertidumbre” por ver el impacto del coronavirus en la industria musical. “En un momento en que la gente está más en casa y tiene más alternativas de entretenimiento, te planteas si eso va a afectar en las escuchas de música”, asegura.

Para la asociación representa un incremento tímido ya que en los últimos años las cifras globales solían crecer un 20%, pero muy indicativo para el streaming que ya representan casi el 88% de los ingresos obtenidos. Solo las ganancias en el mercado digital de la música consiguieron dar en España un estirón del 18,9%, al pasar de 106,9 a 127,1 millones de euros.

Nuevos perfiles se suman a la suscripción

Las suscripciones a plataformas digitales crecen en 17 puntos. Y el consumo de música a través de streaming de vídeo, como YouTube y Vevo, también se anota una mejoría sustancial del 14,9%.

La plataforma de streaming Spotify en un dispositivo
La plataforma de streaming Spotify en un dispositivo

Guisasola comenta que durante el confinamiento han detectado que muchos registros a plataformas se han convertido en planes familiares. Además, el consumo también ha cambiado y existe “mayor variedad en la demanda”.

Proyectos que viven del streaming

El proyecto Maifrén, creado en febrero del año pasado por el cantante Roger Argemí, se centra en composiciones de R&B en español. Fue en el mes de diciembre que los editores de Spotify se fijaron en su canción ‘Todo lo que soy’ para incluirla en una de sus listas oficiales, ‘R&B en español’, ahora renombrada como ‘Are & Be Latin’.

A partir de ese momento, Maifrén se centró en hacer crecer sus streamings para que estos se convirtieran en su principal fuente de ingresos. “Los profesionales siempre me habían dicho que era muy difícil generar dinero a través de las plataformas digitales”, explica Roger. Y es que se necesitan cifras muy elevadas para que sea rentable.

Impulso durante el confinamiento

Aprovechando el impulso inicial que le habían dado los editores de Spotify en diciembre, Roger utilizó el confinamiento para centrarse en las plataformas digitales y “desarrollar el proyecto artístico enfocado al ámbito digital”.

Durante la pandemia, Maifrén ha publicado diez canciones. Poco a poco las plataformas se han ido fijando en él e incluyéndolo en algunas de las listas más importantes, como la de ‘Novedades Viernes España’ de Spotify. En esta misma plataforma llegó durante los meses de confinamiento a los 30.000 oyentes mensuales con sus temas.

 

El mercado físico, lastrado por el cierre de la pandemia

La otra cara de la moneda la representa el mercado físico, lastrado por el cierre temporal de tiendas durante los meses más complicados de la alerta sanitaria.

El comportamiento de este apartado cambia mucho en función del formato escogido por el comprador. Las ventas de álbumes en vinilo se contrajeron tan solo un 7,7%, desde los 7,8 millones del semestre inicial de 2019 a los 7,2 millones actuales. Estos datos se dan porque “el vinilo tiene una implantación más pequeña y un público mucho más fiel”, comenta Guisasola.

¿El fin del CD?

Sin embargo, la pérdida en las ventas de CD es muy severa: pasan de 24,2 a 10,6 millones, lo que equivale a un desplome de casi el 57%. Ya llevaba unos años decayendo, pero lo normal solía ser una bajada del 20% aproximadamente cada año. La situación de cambio y cierre le ha pegado un empujón importante.

La transformación digital no para de acelerarse. ¿Es este el fin de los CD? “Es un producto que va decayendo, pero tiene un nicho de público que es fiel y que va a seguir comprándolo”, confía el presidente de Promusicae.

Los artistas que viven de los directos

A los artistas emergentes y no tan conocidos les cuesta más posicionarse en las plataformas digitales y viven de los conciertos.

Javier Zurita, bajista de la banda Muyayo Rif, explica que su volumen de trabajo principal son los festivales y las fiestas mayores, aforos muy grandes que son los que han sido anulados. “Todas las bandas que tenemos los directos como forma de sacar dinero nos hemos visto en bancarrota”, explica el músico.

El streaming, difícil para los artistas pequeños

Para el músico, el streaming está haciendo que los artistas sean “efímeros” y creando “la cultura de lo fugaz”. Los discos están desapareciendo frente a los singles y “trabajar por singles requiere mucho trabajo e inversión para una sola canción”, expresa.

Apple music el streaming competencia de Spotify
Apple music el streaming competencia de Spotify

“Toda la parte de las plataformas digitales está muy mal pagada, cada escucha está a menos de un céntimo”, asegura Zurita. Y es que, “las visitas las tienen los que previamente han podido hacer una gran inversión”, añade.

Una situación complicada

“Nuestras cifras son buenas en nuestro pequeño sector de actividad, pero son solo una parte del negocio de los artistas y de la música”, recuerda Guisasola.

Toda la industria del vivo y de los derechos de propiedad intelectual que se generan al utilizar la música en establecimientos se han visto muy afectados. “Nosotros al ser un sector muy digitalizado tenemos ventaja a la hora de competir en estas situaciones”, concluye Guisasola.