Menú Buscar
Risto Mejide sentado en su 'Chester' / CD

El rifirrafe entre Risto Mejide y Arcadi Espada acaba con el 'Chester' antes de tiempo

El periodista explica que abandonó el programa y le espetó: "Eres un tramposo"

17.12.2018 12:40 h.
6 min

El periodista Arcadi Espada ha explicado este domingo su accidentado paso por el programa Chester, que conduce Risto Mejide, en Cuatro. En su tribuna de El Mundo, el periodista narra cómo decidió abandonar el plató antes de que finalizara el programa por el tratamiento falaz y descontextualizado que, a su jucio, el publicista estaba llevando a cabo sobre sus artículos y opiniones.

"Eres un tramposo", le espetó Espada a Mejide cuando ya había abandonado el célebre sofá chester que da nombre al programa y donde se desarrollan las entrevistas del publicista. 

¿Se fue o lo echaron?

Mejide ha contestado al artículo mediante un tuit en el que dice que "es la primera vez que expulso a un invitado" y le acusa de mentir en el resto de su artículo: "Calla, que parece que el Chester le ha sentado mal a Arcadi Espada. Lo único cierto: es la primera vez que expulso a un invitado del Chester. Lo mejor es que reniegue de lo que él mismo escribió. Y que muy pronto lo podréis ver y juzgar vosotros mismos".

El programa todavía no se ha emitido por televisión, pero el accidente ha servido a Mejide para centrar la atención de la audiencia. Según la versión de Espada, la entrevista fue tensa todo el tiempo. Mejide le habría acusado de "haber mentido" en un artículo sobre el escritor Javier Cercas, pero no contextualizaron que el artículo en cuestión se enmarcaba dentro de un debate de ideas entre ambos escritores sobre si se puede o no recurrir a la mentira en las columnas de opinión. "Días antes él me había autorizado a hacerlo", afirmó Espada con su habitual laconismo.

El caso de 'La Manada'

De acuerdo con lo que relata el propio periodista de El Mundo, durante la entrevista el publicista también le preguntó sobre su controvertida opinión con la sentencia del caso conocido como La Manada. Espada, como hizo en su momento en El programa de Ana Rosa, en Telecinco, preguntó si había también "videos íntimos" de la víctima, en referencia a los vídeos de los cinco sevillanos integrantes de La Manada que emitieron en el programa.

Fue otro momento tenso que no contó con el agrado de Mejide. Espada expresó en televisión de forma burda y simplista una de las reflexiones en las que ha abundado extensamente en sus trabajos periodísticos, como es el papel de los medios de comunicación a la hora de hacer juicios paralelos buscando vídeos del pasado de personas que están siendo juzgadas en los tribunales para acentuar sus sospechas de culpabilidad y construir un relato sobre lo que se está juzgando.

Un padre con un hijo con 'Síndrome de Down'

El momento crítico fue cuando Mejide dio la bienvenida a un padre con un hijo con síndrome de Down. El periodista quiso contestar al padre, pero Mejide le dijo: "con respeto". Lo que a Espada le pareció una muestra de incoherencia por parte de un publicista que saltó a la fama por sus comentarios ofensivos como miembro del jurado del talent show Operación Triunfo. "Le contesté que mejor acabáramos la entrevista. Rumió. Y convino en que sí, que por primera vez iba a acabar, bla, bla. Me levanté y lo dejé en su sofá. Caminé hasta la esquina del plató y desde allí, señalándole, lo encaré: -Y que lo sepas: el tramposo eres tú", relata Espada.

Mejide en su tuit vuelve a descontextualizar las palabras de Espada, cogiendo solo un párrafo del artículo y mediante una captura de pantalla --sin el enlace al artículo íntegro--. En el artículo en cuestión, el periodista considera que los padres que decidan tener "hijos tontos, enfermos y peores" deben asumir las costas. Su teoría es que ante la escasez de recursos públicos, el Estado no debe sufragar los costes, pero en ningún momento insta a prohibir la libertad de elección de cada progenitor. 

En la tribuna de este domingo el periodista recuerda que su beligerancia siempre apunta a "las ideas", y nunca a los individuos: "(...) quise citar a Mario Bunge y su consejo de exprimir todo el zumo del odio sobre las ideas para que ni una gota salpique a sus vectores. Lo conseguí a duras penas, imponiéndome a su histérica urgencia de hacer pasar al padre de un niño Down".