Menú Buscar
El espacio Cooccio en el que trabajan una media de 30 cocineros al día

Los restaurantes fantasma revolucionan la hostelería de Barcelona

Incubadoras gastronómicas o cocinas 'coworking' son la nueva opción para jóvenes chefs con muchas ideas y poco dinero que quieren ampliar clientela

Leticia Fuentes
5 min

Ni sillas, ni mesas, ni dirección… Así son los nuevos restaurantes fantasma que están triunfando en Barcelona gracias a la incursión de plataformas online de servicio a domicilio. Algunos cocineros con muchas ideas pero poco dinero han encontrado una nueva forma de disfrutar trabajando en el sector de la hostelería, y de ser dueños de su menú y autores de sus recetas.

Detrás de los restaurantes fantasma hay jóvenes creativos que, gracias a incubadoras gastronómicas como Coocciō, han conseguido hacerse un hueco en el mundo de la hostelería. ¿Su canal para llegar al público? Desde su propia web de venta hasta empresas como Glovo y Deliveroo, que se han posicionado como una opción asequible para llegar a los clientes a través del servicio a domicilio.

Restauración 2.0

La restauración 2.0 ya es una realidad. Los clientes prefieren atrincherarse viendo Netflix​ en casa todo el fin de semana y pedir comida de calidad a domicilio antes que salir a pasear y disfrutar de una noche en un buen restaurante. De esa realidad nacen proyectos como All Verd. Marta, su fundadora ofrece comida ecológica a domicilio. Su éxito es tal que ha conseguido conquistar el paladar de la Diputación de Barcelona con sus desayunos healthy y a TV3, con sus menús para el atrezzo de la serie Com si fos ahir.

Aunque puede parecer extraño, el concepto de restaurante fantasma cada vez es más común en reuniones y comidas familiares. Tal y como nos cuenta David, un consumidor habitual de la restauración 2.0: “Recuerdo que cuando era pequeño mi abuela se pasaba tres días cocinando el menú de Navidad. Ahora pedimos catering a domicilio." y añade “Y sí. No existe ningún restaurante detrás. Incluso en alguna ocasión han preparado los platos en nuestra propia cocina. ¡Es genial!"

Nuevos modelos de negocio

Las aplicaciones han abierto un gran universo de opciones en Barcelona, aunque aún falta un largo camino por recorrer. En Estados Unidos ya existen apps, como ShareDining o Kitchup, para alquilar cocinas de otros negocios por horas.

En Barcelona, hace un par de años, Coocció trajo la revolución con un espacio al que ellos mismos bautizan como incubadora gastronómica, donde jóvenes y amantes de la gastronomía cocinan en un mismo lugar y comparten ideas. Xavi Carmona, parte de equipo, comenta: “Empezamos siendo un espacio coworking de cocina y ahora ya disponemos de dos salas: una de producción y la otra, Cook Roomenfocada a restaurantes que están en Glovo y se centran en los servicios a domicilio.”

Coocció, la revolución de la hostelería

El espacio alquila mesas de trabajo a 8 euros la hora y allí pueden coincidir cocineros de todos los estilos y nacionalidades, desde comida tradicional hasta pasteleros y cockteleros. Los clientes no deben preocuparse por nada más allá de crear y cocinar, ya que el espacio les ofrece la licencia y el registro de sanidad. Además de la posibilidad de darse de alta como empresa en el mismo espacio. Lo único que se les exige a todos ellos es tener la formación de manipulación de alimentos acreditada.

Tal y como explica Carmona: “El mundo de la restauración es muy complicado. Sacar una licencia, el dinero inicial para abrir un espacio, la contratación de personal… Nosotros les proponemos empezar y cuando ya han crecido, marchar”. En Coocció lo tienen claro, su éxito es perder clientes, y por supuesto, revolucionar la restauración barcelonesa.