Menú Buscar
Fachada de la Torre de Bellesguard, uno de los regalos de Gaudí a Barcelona / GERTH MICHAEL - WIKIMEDIA COMMONS

Cinco regalos que Gaudí le hizo a Barcelona

El arquitecto catalán diseño grandes edificios que dejó como legado por toda la provincia

5 min

Antoni Gaudí dejó toda su obra esparcida por la ciudad de Barcelona. Por todos son conocidos la Sagrada Familia, la casa Milá --también llamada La Pedrera-- o la casa Batlló, obras arquitectónicas únicas de la Ciudad Condal. Pero este genio modernista hizo mucho más por mejorar esta ciudad, con otras obras menos conocidas pero igual de importantes para la arquitectura catalana.

Para rendirle homenaje, este artículo realiza un repaso de algunas de sus obras cumbres que pueden visitarse paseando no sólo por la capital catalana, sino también por varias ciudades de la provincia de Barcelona.

Casa Vicens (Barcelona)

La Casa Vicens es un edificio modernista enmarcado en la etapa orientalista de Gaudí. En ella, se centró en crear un edifio donde estallaran sus influencias del arte persa y japonés, así como los estilos mudéjar y nazarí, tan presentes en algunas regiones de España como Aragón y Andalucía.

Se considera el primer gran encargo que recibió Gaudí y fue distinguido con el Premio al Mejor Edificio concedido por el Ayuntamiento de Barcelona en 1927. La fachada, destaca por sus coloridas texturas en azulejo y piedra, que le aportan un toque particularmente oriental.

Park Güell (Barcelona)

Quizás el más conocido de esta lista, pero no por ello menos importante es el Park Güell. Este parque público situado en el distrito de Gracia, concretamente en la vertiente meridional del monte Carmelo, pertenece a la etapa naturalista del arquitecto y fue creado por encargo del empresario barcelonés Eusebi Güell.

Pensado en un primer momento como urbanización, el parque incluye algunos símbolos relacionados con la naturaleza, como el conocido lagarto decorado con un mosaico de azulejos o muchos otros elementos que beben de la naturaleza, como las rejas inspiradas en palmas.

Celler Güell (Garraf, Sitges)

A petición del mismo empresario y gran mecenas del artista, Gaudí desarrolló Celler Güell, un proyecto para un conjunto de edificios, principalmente bodegas y edificios colindantes, que forma todo un complejo situado en Garraf  (Sitges).

Esta construcción está inspirada en el arte neogótico y pertenece a la etapa gótica de Gaudí, en la que integra la tierra caliza que se encontraba en este terreno para crear una estructura con bóveda, que sería el pabellón de portería, y una bodega con base piramidal.

Camino y pórtico de la lavandera (Barcelona)

Una de las obras más soprendentes y poco conocidas de Gaudí son la gran cantidad de caminos y viaductos que diseño. En concreto, el camino y pórtico de la lavandera está ubicado en uno de los rincones un poco escondidos del Park Güell y debe su nombre a las plantas que coronan el sendero.

Pórtico de lavandera / BOHRINGER FRIEDRICH

Pórtico de lavandera / BOHRINGER FRIEDRICH

Lo interesante de esta obra es la curvatura casi asfixiante del camino, que gracias a una fila de columnas dobles fabrica un espacio que los viandantes pueden cruzar sin miedo, pero que en cualquier momento parecería que va a derrumbarse.

Torre de Bellesguard (Barcelona)

Por último, cabe destacar esta obra que fue nombrada Bien de interés cultural en 1969. Se trata de una torre ubicada en la sierra de Collserola y conocida popularmente como Casa Figueras. Aquí, el arquitecto dio rienda suelta a sus influencias del periodo neogótico, lo que se deja ver tanto en la fachada como en los excesivos arreglos de su interior.

La puerta de entrada a la torre de Bellesguard es también una de las grandes atracciones de este edificio, que aúna un arco de piedra, creado con la técnica de la bóveda catalana, y una reja de hierro forjado ornamentada con el sol y la luna coronadas por el escudo de Cataluña. En el interior, un pozo con forma de dragón termina por crear un ambiente único para esta obra.