Menú Buscar
Una foto de archivo de 'Peppa Pig' / Entertainment One

‘Peppa Pig', censurada en China por “subversiva”

La plataforma de vídeos online Douyin ha eliminado miles de contenidos de la serie en China por la cantidad de parodias que hay en internet

3 min

Peppa Pig, la serie de televisión infantil de dibujos animados protagonizada por una cerda y su familia ha sido considerado como “subversiva” en China. La popular plataforma de vídeos cortos Douyin ha eliminado miles de vídeos de la serie de animación por la cantidad de montajes y parodias en Internet que subvierten su mensaje original.

Estos montajes de la serie han hecho que haya sido asociada con la cultura “shehuiren”, que hace referencia a la gente de poca educación y desempleada, valores que según el diario oficialista The Global Times son la “antítesis de las generaciones jóvenes que el Partido intenta cultivar”. El medio estatal también ha criticado la cantidad de “excesos comerciales” que hay en torno a este personaje y la adicción que genera entre el público infantil y sus seguidores.

'Peppa Pig' /Entertainment One

'Peppa Pig' /Entertainment One

'Peppa Pig', un símbolo en China

La serie de esta cerdita rosa llegó a China en el año 2015 tras extenderse por todo el mundo y se ha emitido en la televisión estatal CCTV. La pasión por la misma comenzó a intensificarse hacia 2017. Muchas personas, tanto niños como jóvenes adultos y celebridades, han utilziado accesorios de Peppa Pig, así como merchandising y tatuajes temporales de la serie de animación para identificarse con ella. La serie británica había tenido un gran éxito y de hecho hay planes para que en 2019 Pekín y Shanghai abran dos parques temáticos centrados en la misma.

En torno a Peppa Pig se habían generado una gran cantidad de memes y capítulos falsos editados en la que se utilizan elementos de humor negro o pornográficos. Han sido por estos por los que la plataforma online Douyin ha eliminado los miles de vídeos editados por adultos de la serie que pervertían su mensaje original. The Global Times señalaba que la serie “se ha convertido en un icono de la subcultura” que es “hostil a los valores dominantes, a menudo sin educación y sin un trabajo estable” y que “ilustra una sátira que podría dañar la moral de la sociedad”.