Menú Buscar
Vista del Parque del Tibidabo / ATAROM - WIKIMEDIA COMMONS

Así es el Tibidabo, un parque de atracciones muy especial

El complejo dedicado a la diversión más antiguo de España atesora numerosas curiosidades

Juan Antonio Marín
10.05.2019 18:36 h.
4 min

Con la llegada del XX nace, junto con la recién estrenada cultura del ocio y el deporte, la fiebre por los parques de atracciones en todo el mundo. Aunque el primero del planeta, Bakken, se creó en Copenhague, la capital de Dinamarca, en 1583, no sería hasta mediados del siglo XIX cuando se popularizaría la construcción de este tipo de complejos enfocados al entretenimiento de toda la familia. 

En España, el primer parque de atracciones en construirse sería el que corona Collserola. Ubicado en pleno pico del Tibidabo, del que toma su nombre, el recinto comenzó sus obras en 1900 aunque no sería hasta 1901 que abriría sus puertas. Por aquel entonces, el lugar seguía siendo pintoresco, pero sin las atracciones que hoy día caracterizan a uno de los emblemas turísticos de la ciudad de Barcelona.

Modernización vanguardista

En los años siguientes es cuando se inicia la modernización del enclave para incluir un carrusel eléctrico, uno de los primeros de España, y una estructura circular que recorría todo el complejo y permitía contemplar la imponente panorámica de la ciudad que se tiene gracias a su altura: nacía así el Ferrocarril Aéreo (actualmente Embrujabrujas). 

Estas innovaciones --para la época-- y otras que se fueron añadiendo en décadas posteriores, como la Atalaya con las mejores vistas del skyline de Barcelona, los primeros coches de baterías, el golf en miniatura o el circuito de karts Indianápolis que llegaría en la década de los setenta, son sólo algunas de las atracciones que hicieron crecer el Tibidabo hasta situarlo como una referencia en España.

Atracciones estrella

Aunque haya pasado el tiempo y el complejo haya tenido que enfrentar una auténtica revolución debido a la proliferación de parques temáticos en el resto de España, muchas de las atracciones que incluye siguen siendo de época. De hecho, muchos visitantes valoran precisamente ese aire histórico que todavía conserva el recinto.

Prueba de ello son el Miramiralls, una de las primeras instalaciones de espejos cóncavos-convexos que, para la época (1905), resultó toda una sensación y han terminado modernizándose con la inclusión de nuevas tecnologías. También el icónico avión del parque, que tuvo que ser restaurado para poder continuar volando y el Museo de autómatas, que conserva piezas del siglo XIX y es actualmente uno de los museos de este tipo más importantes del mundo.

Nuevas experiencias

A día de hoy, el Parque del Tibidabo no ha dejado de crecer en número de experiencias y atracciones del más alto nivel. Prueba de ello es la montaña rusa, ubicada en un lugar privilegiado del parque, la primera 'caída libre' de Cataluña, el cine 4D Dididado o un área desde la que disfrutar de unas vistas sin igual de la ciudad.

Grandes proyectos que se llevaron a cabo a partir del año 2000 para hacer que el recinto siguiera siendo una referencia de entretenimiento para todos los públicos, no sólo para el infantil. Aun así, se incluyeron cinco nuevas atracciones infantiles para celebrar su centenario, así como un monumento al Dr. Andreu, el fundador e ideólogo de este lugar que lleva casi un siglo y cuarto entreteniendo a muchas familias.