Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La artista Teia Moner en la presentación del Museo Internacional de Titelles de Cataluña / AYUNTAMIENTO DE PALAU-SOLITÀ I PLEGAMANS

Abre el primer museo de Cataluña dedicado al arte de los títeres

La exposición, promovida por la marionetista Teia Moner y situada en Palau-solità i Plegamans, promete convertirse en una muestra artística única en el territorio

3 min

El municipio de Palau-solità i Plegamans (Barcelona) ha abierto este jueves el Museo Internacional de Titelles de Cataluña-Teia Moner (MIT), el primer equipamiento dedicado a las marionetas en la comunidad autónoma.

La exhibición, que tiene su sede en la histórica masía de Can Falguera, se inaugurará el sábado 19 de noviembre a las cinco de la tarde y tendrá una jornada de puertas abiertas (con inscripción previa) el domingo.

Una exposición sin precedentes

El evento ha contado con la participación de los artistas Teia Moner y Miguel Espinosa, quienes han sido los principales promotores del equipamiento del museo. Ambos han destacado que el objetivo de la colección es “potenciar la técnica de las marionetas en Cataluña”, un arte que, afirman, está perdiendo popularidad en la actualidad.

El MIT es un espacio museístico poco convencional, y es que sus piezas no están exhibidas ni por época ni por lugar de procedencia, sino que están clasificadas en función de las diferentes técnicas de manipulación que existen en el mundo del títere. Cabe recordar que Moner tenía hasta ahora su taller en el centro del municipio.

El valor cultural de los títeres

Joan Gispert, representante de UNIMA (Unión Internacional de la Marioneta), quien también ha asistido a la presentación, ha puesto en valor la existencia de instalaciones culturales como esta. Ha manifestado que se trata de un espacio “vivo y dinámico” que revitalizará el sector, al que ha descrito como “una pequeña familia en el mundo de las artes escénicas”. 

En el acto, el alcalde Oriol Lozano y la regidora de Cultura Eva Soler han hablado de cómo este punto turístico es un ejemplo de que Palau-solità i Plegamans está “culturalmente vivo”. Esto es algo que se puede comenzar a notar, pues ya está programada la visita de 2000 escolares que durante las próximas semanas se acercarán al pueblo para ver cómo las titelles cobran vida.