Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la exposición 'Objetos de deseo' en las salas de CaixaForum Madrid / CAIXAFORUM MADRID

El desconcertante arte que revolucionó el diseño

La exposición 'Objetos de deseo' ahonda en el vínculo entre surrealismo y utensilios cotidianos a lo largo de un siglo

7 min

Los labios de Mae West convertidos en sofá, un teléfono con forma de langosta, una lámpara explosiva o un caballo lámpara. Salvador Dalí en los años 30, Aldo Tura y Gae Aulenti en los 60 y más recientemente Ingo Maurer o las diseñadoras suecas de Front Design subvierten, en sus impactantes obras, la función natural de los objetos y plantean la fructífera reciprocidad entre diseño y surrealismo.

André Breton fue el teórico de este movimiento que aprovechó el potencial del subconsciente, los sueños, el erotismo o las obsesiones para sus creaciones. En su manifiesto de 1924 lo definió como “puro automatismo psíquico mediante el cual se propone expresar, ya sea verbalmente o de cualquier otra manera, el funcionamiento real del pensamiento”. Todos los ámbitos del diseño y campos artísticos se imbuyeron en este universo irracional que sigue inspirando a los creadores contemporáneos.

 

 

Exposición "Objetos de deseo" en CaixaForum Madrid / CaixaForum

Esta es la línea argumental de la muestra itinerante que, hasta el próximo 21 de marzo, se podrá visitar en la sede de CaixaForum de Madrid. Pinturas, mobiliario, dibujos, carteles, esculturas, revistas, libros, películas o fotografías de Salvador Dalí, Joan Miró, Man Ray, Lee Miller, Giorgio de Chirico, René Magritte, Marcel Duchamp, Ray Eames, Roberto Matta, Antoni Gaudí o Meret Oppenheim están presentes en una exposición multidisciplinar, fruto de la colaboración de la Fundación “la Caixa” y el Vitra Design Museum alemán, que reúne un total de 279 objetos procedentes de numerosas colecciones y museos de todo el mundo.

La exposición está coorganizada por la Fundación y el Vitra Design Museum / VDM
La exposición está coorganizada por la Fundación y el Vitra Design Museum / VDM

Objetos decorativos de culto

“El surrealismo soy yo”, decía Salvador Dalí, una de las personalidades más mediáticas de esta corriente, de la que sería expulsado en 1934. Plasmó en toda su producción esta subversiva forma de entender el arte. Seguramente, las siluetas orgánicas de Gaudí o los disparatados ready-mades de Duchamp inspiraron algunos de los elementos que decoran su casa de Portlligat.

Durante los años 30, a causa del auge del nazismo y del posterior estallido de la segunda Guerra Mundial, muchos surrealistas emigran a los EEUU, llevándose con ellos este estilo que inspiraría a Isamu Noguchi, Frederick Kiesler o la desbordante creatividad de la diseñadora Ray Eames. De nuevo un conflicto marcaría un antes y un después en todas y cada una de las rutinas de la vieja Europa y del mundo.

Lámpara caballo de Front, uno de los objetos presentes / VDM
Lámpara caballo de Front, uno de los objetos presentes / VDM

De lo cotidiano a lo absurdo

Una mesa que se asienta sobre ruedas de bicicleta, concebida por la arquitecta italiana Gae Aulenti, nos recuerda a la célebre Rueda de bicicleta (1913) de Duchamp; una quesera de vidrio que contiene un óleo que representa un pedazo de queso, obra de René Magritte; o un sombrero que parece un molde de repostería de Achile Castiglione. ¿Debe una cosa ser siempre lo que parece? Esta sugerente cuestión define el segundo ámbito expositivo de la muestra. Un apartado que también se hace eco de la aparición de los numerosos tipos de plástico durante los 60 que revolucionaron el mundo del diseño al permitir producir muebles con infinidad de siluetas y proporciones “desproporcionadas”. Todo era posible, la fantasía se convierte en una constante fuente de inspiración.

Erotismo, moda y lágrimas de Björk

Los principios surrealistas se convirtieron con celeridad en tendencia y alumbraron creaciones de cualquier disciplina, incluidas la moda y las artes visuales. Lee Miller, Man Ray, e incluso el genio ampurdanés, sucumbieron al reclamo de la moda. Dalí colaboró con la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli en algunas creaciones como el Vestido esqueleto (1938), el Vestido langosta (1937) y la famosa pieza Sombrero zapato (1937-1938).

Además, ideó los escaparates de los lujosos almacenes Bonwit Teller, un elegante edificio decorado con valiosos elementos art-deco, situado en la Quinta Avenida neoyorquina y demolido décadas después para alzar la controvertida Torre Trump, hogar del saliente presidente norteamericano.

La muestra exponenobras de Dalí, Man Ray o Lee Miller / VDM
La muestra exponenobras de Dalí, Man Ray o Lee Miller / VDM

La premisa del erotismo y la sexualidad, como factor determinante de nuestro comportamiento, promulgada por Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, alcanzó un papel crucial en este movimiento artístico. Sin embargo, hay notables diferencias en la interpretación de los símbolos. Mientras que ellos recurrían a una elevada connotación erótica en sus obras y diseños, Lee Miller, Dora Maar o Claude Cahun utilizaban los motivos propiamente femeninos como los pechos, labios o los tacones para visibilizar los estereotipos de género y la opresión, no solo estética, ejercida sobre la mujer.

En la última parte de la exposición contemplaremos lo que el etnólogo Claude Lévi-Strauss define como “pensamiento salvaje”, es decir, la atracción por lo arcaico, por los objetos identitarios de otras culturas. Por ejemplo, la cabeza de una modelo junto a una máscara africana, una de las imágenes más conocidas de Man Ray, o el lienzo El león (1925) de Joan Miró.

Conferencias

El surrealismo sigue siendo un terreno extraordinariamente fértil para numerosos artistas contemporáneos. La polifacética cantante islandesa Björk utiliza en muchos de sus vídeos elementos pictóricos surrealistas. Una clara referencia a la fotografía Lágrimas (1932), de Man Ray, aparece en Hidden Place (2010) cuando unas inquietantes lágrimas surcan el rostro de la intérprete.

La muestra se completará con una serie de conferencias durante los dos primeros meses de 2021. Oscar Tusquets, Juli Capella o Sybila serán algunos de los ponentes.