Menú Buscar
La actriz Nuria Espert, premio de las Artes, durante su discurso en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias 2016 / EFE

Núria Espert emociona en los Premios Princesa de Asturias

La actriz catalana, que recogió el galardón de manos del Rey, se refirió a sus dos "amadas" lenguas, la catalana y la castellana

2 min

Emotivo discurso de Núria Espert en la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias. La actriz catalana destacó su relación de pasión y entrega que durante su dilatada carrera ha mantenido con esa "bellísima profesión" que es el teatro.

La actriz catalana, que cuenta con distinciones como el Premio Nacional de Teatro (1986) o la Medalla de Oro del Gran Teatro del Liceo (2010), compartió el Premio Princesa de las Artes, que le entregó el rey Felipe en el Teatro Campoamor de Oviedo, con todos su compañeros de profesión. "El teatro se apoderó de mí a los 13 años. Me eligió. Al principio, suavemente, pero en tres, cuatro años se había convertido en dueño absoluto de mi vida, de mis deseos, de mis sueños. Cada vez con más fuerza, con más exigencia", dijo.

"Mi dueño es muy duro"

Espert explicó que la escena hizo de ella "una persona apasionada, ambiciosa y tan entregada" que consiguió que no pudiera ser ella misma más que en el escenario, "más que transformada en otra persona, no un personaje, una persona. Esas transformaciones no son nunca placenteras", dijo Espert, que lleva actuando y dirigiendo montajes de ópera y teatro desde los 12 años.

"Mi dueño es muy duro; me he lastimado muchísimas veces tratando de servirle. Aún lo intento. Pero él nunca dice, 'basta, para, basta ya, para, basta...'", confesó. La premiada valoró que el jurado que le concedió este galardón la destacara como nexo de unión entre el clasicismo y la modernidad, y que haya construido su carrera en sus dos lenguas "amadas": el catalán y el español.