Menú Buscar
Los organizadores de la Barcelona Wine Week durante el acto de presentación / Pablo Rivera

Barcelona Wine Week, una feria para revalorizar el vino español

Almientaria Exhibitions y La Fira de Barcelona se unen ante la necesidad de reforzar el sector vitivinícola de España en el exterior

6 min

El sector del vino español no pasaba por un buen momento. Desde la crisis económica de 2008, los antiguos organizadores de la feria vinícola InterWine vieron cómo la afluencia iba decayendo año tras año. Por ello, desde Alimentaria Exhibitions y La Fira de Barcelona, se ha apostado por la creación de la nueva feria Barcelona Wine Week (BWW), que se celebrará en el recinto de Montjuïc de la Fira del 3 al 5 de febrero.

Este evento busca relanzar el sector del vino español al panorama mundial. Si bien es cierto que el mundo vitivinícola en España está bien considerado, los organizadores quieren "mejorar las ventas internacionales y mejorar el prestigio y el valor de nuestro vino. Ya lo tiene, pero nos queda mucho recorrido".

Falta de valor internacional

Javier Pagés, presidente de la BWW, recalca la diferenciación entre InterWine y la nueva cita. Esta feria "tiene como objetivo ser internacional. Porque el vino español tiene una potencia impresionante. Queremos visibilizar la proyección internacional que tiene y su fuerza económica al mundo del vino". 

España es el mayor exportador de vino del mundo, pero desde la BBW opinan que le falta valor internacional, por lo que la feria será "una plataforma excepcional para darlo a conocer". Por ello, han creado toda una experiencia sensitiva que transportará a los visitantes a un paseo por las diferentes regiones del territorio español.

Un nuevo concepto de feria

Según el propio Pagés, la BBW es una "propuesta de valor única y diferencial, con formatos innovadores, disyuntiva y única. Podremos aprender, viajar y vivir experiencias sensoriales presentando nuestro vino al mundo no solo como uno de los principales mercados españoles, sino como un inspirador de arte, de cultura y de los paisajes de nuestro territorio. Todo ello ligado a una cultura gastronómica e histórica que envuelve el mundo vitivinícola".

El expositor está planteado únicamente para el sector profesional, por lo que se han tenido en cuenta "a compradores y vendedores, cumpliendo sus peticiones en un 90%", afirma el director general de Alimentaria Antonio Valls, que confirma la participación de 150 bodegas y 300 inversores procedentes de más de 50 países estratégicos para el mundo del vino.

Una forma única de vender 

Valls admite que la intención no es "competir con grandes ferias mundiales del vino como ProWine o VinItaly, pero sí asentarnos como una feria referente sin olvidar el objetivo de la BBW", que no deja de ser revalorizar las bodegas españolas. Por ello, pasan de una feria con especial protagonismo a las grandes empresas y han creado "este nuevo acontecimiento pensando, también en pymes, Denominaciones de Origen e, incluso, aquellos que deciden apartarse de éstas para apostar por vinos sostenibles, ecológicos y demás".

Diferentes expertos del sector, como el Máster of Wine Pedro Ballesteros, los sommeliers François Chartier y Ferran Centelles o representantes de la família Torres --dueños de las bodegas Torres-- realizarán modalidades de catas y ponencias para presentar la cultura vinícola de España, entre otros participantes de alto nivel. 

Laboratorio de experiencias

La Project Manager de la BWW, Marta Macías, presenta la feria como un espacio para los cinco sentidos, en el que el visitante disfrutará la experiencia del vino rodeado por distintos aspectos que mejoren la vivencia. Entrará en un espacio por el que podrá pasear viajando entre las Comunidades Autónomas de España, podrá catar vinos rodeado de música que hará que la percepción del vino cambie con cada nota y disfrutar del maridaje de vinos con seis de los mejores restaurantes de la ciudad y sus propuestas gastronómicas, junto al pastelero Oriol Balaguer".

"Queremos informar, formar y acercar el mundo del vino a través de los sentidos de una manera novedosa. Catas de vinos con rock and roll y habaneras, charlas sobre el enoturismo 3.0, una barra con 50 vinos realizados por mujeres para que ellas reciban el protagonismo que se merecen... No ha sido fácil encajar todas estas piezas en un mismo sitio, ha sido lo más complicado de la BWW. Pero ahora todo tiene una finalidad, una experiencia sensitiva brutal y da sentido a este viaje inmersivo por las distintas regiones vinícolas del país", señala Macías.

BWW likes the city!

La feria está enfocada a los profesionales, pero la BBW no. Por eso, han desarrollado distintas actividades alternativas por la ciudad de Barcelona para que amantes y curiosos puedan disfrutar de esta importante cita internacional. Desde catas y charlas a una copa gratis para disfrutar las vistas de la ciudad desde el mirador de Colón.

Además, una cincuentena de bares se han sumado a la experiencia apoyando la BWW. En total, una serie de eventos paralelos al evento principal lejos del salón y fuera del horario ferial para que nadie pueda perderse el disfrutar de esta nueva forma de potenciar el vino español.