Menú Buscar
El cineasta Jordi Grau en una imagen de archivo / EFE

Muere el cineasta Jordi Grau, director de 'La Trastienda'

El director grabó el primer desnudo integral en España que protagonizó María José Cantudo

26.12.2018 21:00 h.
3 min

El cineasta catalán Jordi Grau (Barcelona, 1930) ha muerto a los 88 años de edad este miércoles en Madrid, según han confirmado a la agencia Efe fuentes de la familia.

El director trabajó más intensamente durante la década de los años 60 y 70 y también durante la Transición. Además de cine de autor, abordó el género de terror e incluso el destape.

Amigo de Fellini

Amigo de Fellini, Grau fue director de La trastienda (1975), que incluía por primera vez en España un desnudo integral. Éste fue protagonizado por María José Cantudo.

También fue autor de películas de terror como Ceremonia sangrienta y No profanar el sueño de los muertos (1974), considerada un icono del cine de terror en el ámbito internacional.

Grado de cine

Grau comenzó su primer contacto con el cine en 1949, al trabajar como extra en una película. Más tarde se inclinó por el mundo de la pintura y expuso sus cuadros en varias ocasiones, entre 1952 y 1956.

En 1956 se fue a Italia con una beca para realizar estudios cinematográficos en el Centro Sperimentale della Cinematografía en Roma, donde fue ayudante de varios realizadores del país, entre ellos Antonioni.

Premio Ciudad de Barcelona

En España inició sus actividades como director en Barcelona con su película Noche de Verano (1962), de la que fue co-guionista. Su segunda cinta fue El espontáneo (1963), que representó al cine español en el Festival de Karlovy Vary.

Obtuvo el Premio Ciudad de Barcelona con su película Una historia de amor (1966). Y entre su filmografía destaca: Tuset Street, que finalizó y firmó Luís Marquina, por desavenencias con la productora; La cena (1968); Historia de una chica sola (1969) y Pena de muerte (1973), entre otras.

Televisión y ensayos

Grau trabajó también en televisión, en obras como Boris Godunov, El museo del Prado ( 1966); Un torero, un día ( 1971) o Del blanco al negro (1971).

El cineasta también se dedicó a la literatura, de la que destaca su ensayo: El actor y el cine (1962) y varias obras teatrales como Ella o La cáscara de la nuez. También escribió un libro sobre Fellini y su último trabajo fue un volumen de memorias: Confidencias de un director descatalogado (2014) publicado por Calamar Ediciones