Mercadona refuerza su faceta más social mediante sus murales de trencadís

Decora sus pescaderías y puntos de acabado de carne con obras realizadas por personas con discapacidad intelectual

Uno de los murales de Mercadona elaborados por personas con discapacidad intelectual / MERCADONA
21.01.2018 23:55 h.
3 min

Mercadona refuerza su faceta más social. Al margen de colaborar en la gran recogida de alimentos navideña, en 2017 la cadena de supermercados de Juan Roig decoró las pescaderías y puntos de acabado de carne de sus tiendas con más de 1.650 murales hechos por personas con discapacidad intelectual.

Para tal labor invirtió más de un millón y medio de euros y colaboró con más de 27 fundaciones y centros ocupacionales. Ello permitió que cientos de personas con discapacidad intelectual se formasen, trabajasen y fomentasen sus capacidades de esfuerzo, concentración y trabajo en equipo, en el marco de un proyecto que comenzó en 2011.

Trencadís

Esta gran labor creativa y de gran habilidad se integra, como iniciativa social y sostenible, dentro de todo el proceso de transformación del nuevo modelo de tienda eficiente que la compañía está implementando. Los nuevos murales de trencadís tienen ahora un diseño más amplio y en sintonía con la nueva imagen de los comercios.

El proyecto nació en 2011 de la mano de Mercadona y Pamesa Cerámica, y tiene su origen en la tienda de la compañía en la calle Roger de Lauria en Valencia, donde se instaló el primer mural de trencadís. Se trata de una técnica que utiliza pedazos rotos de cerámica que Pamesa suministra a las entidades sociales.

Demostración a la sociedad

La directora del Centro de Ocupación La Xara, Ana Zambrana, destaca que estos murales "dan la oportunidad de demostrar a la sociedad que las personas con discapacidad intelectual son tan capaces como el resto de la población". "La iniciativa facilita la integración socio-laboral de las personas con discapacidad intelectual", añade la directora de la Fundación Roig Alfonso, Arantxa Roig, que lleva el proyecto. Su confianza y autoestima suben al ver que los clientes admiran su trabajo.

Hasta 2017, más de 1.000 personas con discapacidad intelectual han trabajado en la realización de más de 5.000 murales distintos que hoy son un símbolo diferencial en las tiendas de Mercadona.

¿Quiere hacer un comentario?