Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Maria Brugués, escritora y autora de 'Quan el destí conspira a favor teu' / PABLO MIRANZO

Maria Brugués: “Hacer oposiciones en Cataluña asegura el ascensor social"

Esta abogada de la Generalitat publica 'Quan el destí conspira a favor teu', un thriller jurídico con el derecho de Sucesiones de fondo

8 min

Maria Brugués Mitjans Prunera (Gavà, 1964) quiso dar el paso. De forma tímida, pero ahora ya con la convicción de que seguirá escribiendo, de que las historias están en su cabeza y de que, una vez se pone a escribir, los personajes acaban logrando una vida propia. Brugués acaba de publicar Quan el destí conspira a favor teu (Europa Ediciones), donde cuenta una historia íntima que engancha al lector, que se siente atraído por un thriller jurídico, con el derecho de Sucesiones de fondo. Y es que Brugués conoce el material del que habla. Es miembro del Cuerpo de Abogacía de la Generalitat.

La abogada y escritora --publicó su primera obra en 2015, El ventall finès (Edicions 3i4)-- señala que su profesión --en la que el lenguaje jurídico parece muy alejado de la prosa de un escritor-- le ha permitido conocer a muchos personajes y plasmar “las emociones”. Brugués asegura que la posibilidad de hacer oposiciones para formar parte del cuerpo de juristas, y tras analizar la experiencia de muchos de sus compañeros y compañeras, llega a una conclusión: “Hacer oposiciones en Cataluña asegura el ascensor social”.

Precariedad laboral

La afirmación casa con la experiencia de Brugués, abogada de la Generalitat de Cataluña y secretaria de la Junta de Tributos de Cataluña. La autora de Quan el destí conspira a favor teu --una historia que gira a partir de un testamento hológafo-- afirma que los altos cargos de la Administración, en la Generalitat, en los primeros años 80 y avanzados los 90, los ocupaban profesionales que se sabían mover con agilidad entre los partidos políticos y, en concreto, en CiU. Es decir, que era la afinidad política, el compromiso político, el que permitía el ascenso en el escalafón.

Al margen de que esa circunstancia ocurriera en Cataluña o en otras comunidades autónomas, Brugués insiste en que las oposiciones “han permitido, a lo largo de todos estos años, un cambio significativo”, al entender que ese cuerpo jurídico de la Generalitat, de élite, ya no es patrimonio de "la burguesía catalana". Prima, por tanto, la profesionalidad de unos cuerpos jurídicos que no tienen reparos en actuar frente a la propia Administración. “En la memoria de actividades de 2020 dimos en un 35% la razón al ciudadano, y eso me genera mucha satisfacción, porque se imparte justicia”, asevera.

En su novela se da cuenta también de un fenómeno que Brugués ha vivido y es la precariedad de los despachos de abogados. “Es la realidad que yo he vivido, al inicio de mi carrera, con despachos que no pagaban sueldos y que eran muy duros. Y eso me llevó a buscar una salida a través de las oposiciones”.

Pasaje de Barcelona que aparece en la novela  "Quan el desti conspira a favor teu" de Maria Brugués / CG
Pasaje de Barcelona que aparece en la novela 'Quan el destí conspira a favor teu' de Maria Brugués / CG

La abogada de la Generalitat ha buscado la experiencia y el conocimiento de un ámbito como los testamentos holográficos --aquellos que realiza el testador de su puño y letra y con su firma-- para trazar una historia vital, con distintos cambios de rasante que dejan al lector con la necesidad de leer y leer para conocer el final. En esas páginas, sin embargo, se esconde la propia Brugués, que camufla la Gavà de su niñez y juventud en un pasaje de Barcelona, el Passatge Permanyer, en el Eixample. Una calle que conserva el empedrado, con casas bajas a un lado y a otro, y que evoca el aire de un pueblo.

Es el pasaje que la propia autora veía cada día cuando trabajaba en un despacho cercano, ya como profesional. Esas dos imágenes, entre Gavà y Barcelona, dejan constancia de la vocación literaria de Brugués, con una historia “humana, de relaciones entre diversos personajes, que se ven sorprendidos” a partir de una realidad profesional, jurídica. ¿Pero quién es Maria Brugués en la novela? “Me gustan los personajes masculinos, tengo una mayor afinidad”, señala, aunque deberá ser el lector quien la descubra detrás de uno de los protagonistas de Quan el destí conspira a favor teu.

María Brugués, escritora y autora de 'Quan el destí conspira a favor teu' / PABLO MIRANZO
Maria Brugués, escritora y autora de 'Quan el destí conspira a favor teu' / PABLO MIRANZO

Brugués no es, por tanto, Laura Bonaventura Creuat, quien se verá beneficiada por una decisión inesperada. Como en todo buen thriller es el lector quien deberá averiguar por qué se llegó a esa situación. Brugués sonríe. Habla de su profesión y de su vocación. “Fui una lectora voraz de pequeña”, confiesa, y ahora busca cómo compatibilizar sus dos pasiones, la literatura y el mundo del derecho, con otro gran objetivo: “Las mujeres en el ámbito jurídico estamos más presentes, tal vez, que en otros campos profesionales, pero en la cúspide es más difícil, porque estamos más vigiladas, nos exigimos más y por otras razones nos atrevemos menos”, sentencia. 

Portada del libro de Maria Brugués "Quan el destí conspira a favor teu" / ONA LLIBRES
Portada del libro de Maria Brugués 'Quan el destí conspira a favor teu'/ ONA LLIBRES

En la novela aparecen jóvenes que intentan abrirse paso en la carrera profesional, pero que han podido estudiar y trabajar sin pertenecer a familias pudientes. Lo que refleja Brugués es también una época, a finales de los 80 y principios de los 90, en Barcelona, en la que todo era posible. “Creo que vivimos en ese momento algo muy importante, que no se ha vuelto a repetir, y es que el ascensor social era posible, había más posibilidades de las que veo ahora. Por ejemplo, se podía estudiar y compatibilizarlo con algún trabajo, algo vital para muchos jóvenes de la época. Ahora eso es más complicado, porque los estudios reclaman el 100% del tiempo, y eso lo puedes hacer si tu familia lo puede pagar”, señala. Con la idea, de nuevo, de que en una sociedad avanzada el papel del funcionario que ha subido escalafones desde dentro a partir de una oposición es “fundamental”. Y es “garantía de igualdad de oportunidades”.