Menú Buscar
Javier Godó tras Jordi Juan y su hijo, Carles Godó / FOTOMONTAJE DE CG

Godó arranca la sucesión en el grupo al designar a Jordi Juan vicedirector de ‘La Vanguardia'

El periodista, que ya dirigía la versión digital del rotativo, desempeñará el cargo de número dos en la edición en papel

31.12.2017 00:00 h.
6 min

La sucesión tranquila que se espera en La Vanguardia necesita coser en primer lugar las dos almas empresariales y periodísticas que coexisten en el grupo de comunicación. Javier Godó, conde de Godó y primer accionista del hoding editorial, inicia un lento proceso de cesión de responsabilidades a favor de su hijo Carlos, a la sazón consejero delegado de la empresa. En ese tránsito, los peones profesionales de uno y otro Godó van tomando las posiciones necesarias para afrontar el futuro inmediato del holding. El nombramiento a principios de 2018 del periodista Jordi Juan como vicedirector de todos los productos editados bajo la marca La Vanguardia será el primer paso de esa estrategia de relevo progresivo, de costura de dos visiones paralelas del grupo.

Hasta ahora, la edición en papel y la digital de La Vanguardia coexistían con una escasa coordinación. El director de la versión tradicional del diario, el periodista Màrius Carol, no es un acérrimo defensor de las nuevas tecnologías y en todas sus intervenciones públicas defiende las virtudes de la industria tradicional en términos de influencia y creación de opinión. El crecimiento registrado durante los últimos meses por su hermano digital, sin embargo, ha llevado a la empresa a constatar que tanto las cuestiones periodísticas reputacionales como el negocio publicitario ya no son una exclusiva de las ediciones en papel, al contrario.

Necesidad de coordinación

Carlos Godó ha apostado por el negocio audiovisual del grupo, en especial la emisora de radio RAC1 y la televisión 8TV, y la edición digital del histórico rotativo. Jordi Juan ha sido el encargado en los últimos tiempos de procurar el crecimiento de esa división. Sin embargo, la escasa coordinación entre la redacción de la edición en papel y la digital ha llevado a la cúpula de la compañía a reforzar la capacidad decisoria del responsable del digital para evitar la situación de enfrentamiento existente entre ambos equipos.

Jordi Juan Raja (L’Hospitalet, 1963) se incorporó al frente de la edición electrónica en julio de 2015. En los dos años y medio transcurridos ha logrado convertirlo en uno de los tres primeros medios digitales de España. En octubre, con la política catalana como protagonista, Juan logró ocupar la primera posición del ranking. Con una política muy atenta a la adquisición de tráfico procedente de redes sociales y la formación de una redacción específica conocedora de los nuevos métodos de redacción, técnicas SEO y distribución de contenidos digitales, la versión de Lavanguardia.com ha ganado en influencia y en ingresos en los últimos meses hasta convertirse en un producto rentable, según ha confirmado a este medio el propio presidente del grupo. El cargo de vicedirector tampoco resulta nuevo en la historia del diario, puesto que es el mismo que ya ejerció el periodista Alfredo Abián durante la anterior dirección de José Antich.

Cambios industriales y generacionales

Que el diario digital haya registrado un incremento del negocio a la par que se producía un retroceso de la versión en papel es otra de las motivaciones del tránsito que el Grupo Godó ha emprendido con dos vectores: el de transformación de la industria y el puramente generacional.

Javier Godó entregará en fechas próximas el liderazgo de la compañía a su hijo y sucesor empresarial. De hecho, Carlos Godó ha ido nutriendo el equipo directivo de profesionales afines a su visión del futuro de la comunicación y próximos en términos de generación. Albert Gimeno, profesional del grupo y exdircom del Ministerio del Interior, ha sido designado el último mes nuevo director de comunicación, posición que quedó desierta desde que su último titular, Màrius Carol, accedió a la dirección del diario. También ha incorporado a Ramon Rovira, procedente de Banc Sabadell, como director general del área audiovisual, que conforman las emisoras de radio y de televisión del grupo.

Resistencia del staff de papel

En el seno de La Vanguardia dan por hecho que el movimiento que se pone en marcha en enero es un paso más en la sistemática estrategia de convergencia de productos y soportes para acabar con una dirección única editorial y una única jerarquía en la adopción de decisiones periodísticas. El nombramiento de Juan deberá vencer cierta resistencia de una parte del staff periodístico del diario tradicional, atrincherado junto a Carol en el discurso de la notoriedad del papel y la inconsistencia del digital, algo que verbalizan algunos de sus miembros con el alias de Tele 5 dedicado a la versión electrónica del producto.