Menú Buscar
Joe Abercrombie en la presentación de su libro 'Un poco de odio' / CG

Joe Abercrombie, escritor 'grimdark': "Vivimos en una especie de era de la locura"

El novelista de fantasía 'oscura' presenta la realidad más cruda, con un toque de humor y algo de magia, en su último libro: 'Un poco de odio'

8 min

El apellido Abercrombie es conocido por todo el mundo, aunque solo algunas personas (que no pocas) lo relacionan con la escritura fantástica. Joe Abercrombie, escritor británico de 45 años, ha vendido más de cinco millones de copias de sus novelas clasificadas dentro del subgénero literario grimdark, en las que mezcla la realidad más cruda con sarcasmo, humor y magia.

El autor ha visitado Barcelona y Madrid para presentar su última obra, Un poco de odio. La versión en español llegó a las librerías el pasado 13 de febrero de la mano de la editorial Alianza y en menos de una semana ya está en camino la segunda edición. Es el primer libro de la trilogía La era de la locura, un nombre que, tal como él admite, define en cierto modo los acontecimientos que ocurren en la actualidad: "Vivimos en una especie de era de la locura propia", asegura al hacer referencia a los populismos, la demagogia y el racismo. 

Una revolución industrial muy actual

Todos estos aspectos sociopolíticos aparecen en diferentes capítulos de Un poco de odio. A pesar de que la historia se desarrolla durante la Revolución industrial, reconoce que también la Revolución francesa y la rusa le han inspirado en la trama y que incluso "hay alguna especie de Brexit en ciertos momentos".

Abercrombie un poco odio
Joe Abercrombie frente a un ejemplar de su último libro / CG

"Me gusta abordar todos estos temas que se están sucediendo en la vida real", detalla Abercrombie. "Creo que los escritores no son inmunes a lo que pasa a su alrededor y, escribas fantasía u otro género, se puede reflejar el mundo real", añade. Aunque, en su caso, lo hace desde un punto de vista cínico, oscuro y, en ocasiones, incluso desagradable. "Muchas novelas fantásticas son brillantes, heroicas y muy optimistas; yo quería escribir algo que estuviera en el otro extremo de la escala". 

El punto justo de ambiente

El contexto de las historias de Abercrombie, a diferencia de otros libros fantásticos del estilo de El Señor de los Anillos, da más importancia al contenido político y social que a la escena en sí. “Me encanta la forma en la que Tolkien construyó su mundo; es un trasfondo maravilloso de toda la historia. Pero creo que a veces la fantasía se obsesiona demasiado con el contexto y se deja un poco de lado el desarrollo de los personajes”. “Yo quería hacer una historia en primer plano, estar realmente en la piel del personaje, entrar en su mente y vivirlo con él", asegura.

Sus narraciones revelan los hechos desde los ojos de los protagonistas. El lector incluso llega a conocer la huida de una de ellos a través de lo que ven otros personajes secundarios. Este es uno de los rasgos más característicos de su escritura respecto a otros autores y, tal vez, aquello que hace que las escenas de batallas y revueltas sociales sean tan vívidas.

abercrombie firma libro
Joe Abercrombie firma un ejemplar de 'Un poco de odio' a un fan / CG

Más mujeres

Más allá del cambio de escenario y de personajes, la última publicación de Abercrombie es destacable por el gran número de personajes femeninos que intervienen y los roles en los que se enmarcan. Ya en su primera trilogía, La primera ley, introdujo a mujeres con “roles de hombre” --es decir, masculinizadas-- y reconoce estar “satisfecho” con ellas.

“En el tercer libro --sin embargo-- pensé que probablemente hubieran sido unos textos mejores, mas verosímiles si hubiera introducido a más mujeres porque hubiera abierto una mayor variedad no solo de personajes sino también de relaciones entre ellos”. Un objetivo que ha plasmado en la primera novela de la trilogía La era de la locura.

Y más sexo

El sexo es otro aspecto que tiene más presencia en Un poco de odio que en sus novelas anteriores, algo que achaca a la necesidad de variar sus textos. "Escribí muchas escenas de acción en los libros pasados y, en cierto modo, todas las batallas de espadas son parecidas mientras que las conversaciones y las relaciones personales son siempre diferentes".

abercrombie nuevo libro
Joe Abercrombie explica detalles de su nuevo libro / CG

La contrapartida de que la fantasía oscura esté de moda (gracias sobre todo a George R. R. Martin) es que ahora es más complicado sorprender al lector, tal como admite Abercrombie. "Cuando leí por primera vez Juego de Tronos y leí la muerte del personaje principal me rompió los esquemas. Fue tan sorprendente y tan impactante que de verdad cambió mi manera de entender la fantasía... pero en cierto modo dejó de tener efecto". Por ello, el escritor inglés ha utilizado lo aprendido en la descripción de batallas en un contexto diferente: el de las relaciones sexuales. "He intentado tener la misma actitud ante el sexo que ante la violencia: escribir una escena esperanzadoramente honesta a la vez que cruda y con un toque sorprendente". 

¿Futuro televisivo?

Abercrombie es un gran aficionado a las series de televisión y se reconoce como un "gran fan" de la serie española La casa de papel. "Es fantástica. El estilo, la velocidad, la forma de narrar diferentes líneas temporales, hay misterio, sorpresas... Es muy inteligente", detalla. Sin embargo, aunque no cierra la puerta del todo, es reservado cuando se le pregunta por la adaptación de alguna de sus novelas a la pequeña pantalla. Quizá porque ya lo intentó en una ocasión y no acabó siendo realidad. "Es un negocio difícil que conlleva mucho tiempo. Además es un proyecto complicado y caro, nada fácil de llevar adelante".

Cauto e ilusionado serían los dos adjetivos que mejor describirían a Abercrombie al hablar de la producción audiovisual de sus libros. "Me encantaría ver La primera ley [su primera trilogía] en televisión, encajaría bien en formato largo, aunque La mejor venganza --una de sus publicaciones independientes-- se vería muy bien en formato película". Sea como fuere, sus fans tendrán que conformarse, por ahora, con leerle.