Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jaume Roures, presidente ejecutivo de Mediapro / EP

Jaume Roures pierde por segunda vez contra ‘Crónica Global’ en el intento de esconder que sobornó

La Audiencia de Barcelona tumba el recurso e impone las costas al magnate audiovisual, que intentaba mantener viva la querella contra el periodista Josep Maria Cortés

5 min

La Audiencia de Barcelona ha dado un segundo correctivo a Jaume Roures en su empeño de evitar que Crónica Global explique que su grupo ha sobornado y blanqueado. Los magistrados de la sección sexta del tribunal han archivado por segunda vez la querella criminal que el magnate audiovisual lanzó contra el periodista del medio Josep Maria Cortés y le ha impuesto el pago de las costas del proceso.

Avalan la decisión que el Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona tomó el pasado diciembre sobre el contenido de una columna de opinión del citado profesional de la comunicación. “La conclusión a la que se llega, consistente en que la base fáctica del mensaje transmitido por el querellado en su artículo periodístico presenta una fiabilidad suficiente, está del todo razonada y es contrastable”, sentencia la sala en el análisis del recurso.

Mediapro, protagonista del ‘caso sobornos’

“Es real que una empresa como US Imagina, filial de la empresa Mediapro, ha sido declarada responsable de haber realizado pago a directivos de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación) para obtener licencias o derechos televisivos”, recuerda la Audiencia Provincial en el auto que ha sido remitido a las partes.

Recuerda, asimismo, que “tal acción es constitutiva de soborno (una infracción penal también en España) y como lo es, finalmente, que, siendo el querellante propietario y gestor (administrador) de la empresa matriz, se le pueda atribuir una responsabilidad cierta en el hecho (aunque no aparezca como investigado o acusado, en términos técnicos, en el procedimiento penal desarrollado en Estados Unidos)”.

Defensa de la libertad de prensa

Por todo ello, concluye que “la atribución de responsabilidad al querellado en el hecho no es gratuito ni infundado”. Los magistrados dan un espaldarazo a la libertad de expresión y de prensa al asegurar que “el derecho a la información pasa, necesariamente en este caso, por formular dicha atribución de responsabilidad, porque la responsabilidad del querellado en la empresa Mediapro es innegable”.

También recuerda que es “real” que la empresa Coyoacan Invest “se presentó en un concurso público, convocado por el Ayuntamiento de Barcelona, para la construcción y gestión de vivienda de protección oficial” como que la compañía ganó la licitación y que “su administrador único es Mediacable Servicios Producción, de la cual es representante el querellante”.

No a frenar información veraz

Roures ha intentado frenar la publicación de la optimización fiscal que existe en el grupo audiovisual y sus filiales, cuestión que complicaría su trabajo en la capital catalana ya que el Gobierno local de comunes y el PSC se impuso el mandato de no trabajar con firmas que operen con paraísos fiscales. “La presentación de la hipótesis de que alguna o algunas de las empresas en las que el querellante tiene responsabilidad de gestión, presentan domicilio fiscal en Países Bajos y que dicho Estado pueda tener la consideración de 'paraíso fiscal', entra dentro de la opinión legítima, puesto que deja abierta al lector la posibilidad de cuestionamiento”.

Los magistrados afirman que “tal opinión, con la información de que se dispone y en cuanto a la hipótesis de que aquellas empresas del querellante estén eludiendo la fiscalidad española, no contiene el elemento de negligencia o irresponsabilidad ('transmitir como hechos verdaderos simples rumores carentes de toda contrastación o meras invenciones o insinuaciones') que justificarían la limitación del derecho de información y la consiguiente intervención del Derecho Penal”. Avalan de esta forma una libertad de prensa necesaria en cualquier democracia ante los intereses personales de magnates.