Menú Buscar
Presentación del documental 'Flores en la basura', dirigido por José Antonio Romero y que aborda los efectos de la crisis económica

‘Flores en la basura’: las heridas de la crisis no cicatrizan

Un documental, rodado entre 2013 y 2019, aborda los efectos de la gran recesión económica a través de la mirada de expertos y, sobre todo, de los testimonios de las víctimas

27.04.2019 00:00 h.
5 min

“Se me acabó la mecha. No tengo ya ganas de vivir”, dice Merche, parada de larga duración. “Todos, todos, todos, a la puñetera calle. A la mierda”, añade Asunción, voluntaria social. El documental Flores en la basura remueve conciencias y, sobre todo, advierte de que la crisis económica ha dejado heridas que todavía no han cicatrizado. Algunas de sus víctimas han logrado salir adelante, pero otras han tirado la toalla.

TRAILER_FLORESENLABASURA from FESTIVAL DE MÁLAGA on Vimeo.

Esta película, dirigida por José Antonio Romero y con guión del periodista Joaquín Estefanía, fue rodada entre 2013 y 2019. Tras su estreno en el Festival de Málaga y en Madrid, sus autores quieren exhibir el documental en otras ciudades españolas, entre ellas Barcelona, antes del verano.

“Hemos decidido no comercializar la película de forma convencional. Los documentales se difunden muy mal en las salas, y no se consigue recuperar la inversión”, explica Romero a Crónica Global. De ahí que prefieran organizar actos en ciudades diferentes y que esta producción se difunda mediante el boca-oreja.

Los desahucios, el 15M o los pensionistas en lucha

El documental narra las historias de las grandes víctimas de la crisis económica, y cuenta con las valoraciones de expertos. Intervienen, entre otros, Iñaki Gabilondo, Antonio Garrigues Walker, Almudena Grandes, Sami Naír, Susan George, Marcos De Quinto o Emilio Ontiveros. La resistencia ante los desahucios, el nacimiento del movimiento 15M o la lucha de los pensionistas son algunos de los temas tratados en esta producción.

Mujeres, jóvenes, mayores de 45 años en paro o jubilados con un poder adquisitivo ínfimo explican ante la cámara su experiencia. Los autores del documental, que se estrenó en el reciente Festival de Málaga, han hecho un seguimiento para comprobar cómo han evolucionado estas personas. “Algunas aceptaron ponerse de nuevo ante la cámara, porque su situación había mejorado, habían pasado de tener un paro de larga duración a un trabajo precario. Otros se negaron porque no habían mejorado”, explica Romero, nacido en Logroño y que ha trabajado con Berlanga o Pilar Miró.

Cartel de 'Flores en la basura', dirigido por José Antonio Romero y guión de Joaquín Estefanía

Cartel de 'Flores en la basura', dirigido por José Antonio Romero y guión de Joaquín Estefanía

La cinta demuestra que, en determinada clase acomodada, ha calado el mensaje de que los españoles vivieron por encima de sus posibilidades. “Hay varias personas que, sin pestañear, afirman que sí, que los españoles vivieron durante esos años una orgía económica. Incluso algunos expertos, a los que se supone una distancia analítica y neutral, comentaban eso”, dice Romero.

¿Son optimistas los autores de Flores en la basura? En el estreno en Madrid, el pasado 9 de abril, al que acudió la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, así como representantes del mundo político y cultural, Romero quiso “oler y percibir la opinión de la gente. Fue agridulce. El 90% de los asistentes nos decía que les había encantado, pero también que era muy dura y que no dábamos un punto de esperanza. Yo pensaba que en los últimos 5 o 10 minutos, la dábamos. Intentaremos que en los ajustes finales la haya”.

Una película política, pero sin políticos

En el documental no aparece ningún político porque “a pesar de que la película es política, no queríamos que fuera partidista”. Desvela que al pase de Madrid fueron invitados todos los partidos políticos. “Bueno, a Vox no le invitamos”, confiesa José Antonio Romero.

El documental es el resultado de 80 horas de grabación que se redujeron a 64 minutos y que ahora podría bajarse a 55. La producción ha costado 300.000 euros y ha contado con varios apoyos: el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Gobierno y la televisión balear, Acción Cultural Española, los sindicatos CCOO, UGT y USO, y Economistas Frente a la Crisis.