Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El escritor Roberto Calasso / EE

Fallece Roberto Calasso, el príncipe de las letras europeas

Escritor y editor, marcó con la editorial Adelphi una revolución en el consumo cultural con la recuperación de autores como Roth o Von Hoffmanstahl

2 min

Uno de los más grandes, un príncipe de las letras y editor con mayúsculas. Ha fallecido Roberto Calasso (Florencia, 1941), escritor y presidente de la editorial Adelphi, un proyecto que marcó una auténtica revolución en Italia, al provocar un cambio en el consumo cultural, con autores nuevos y ensayos que invitaban al pensamiento y a la reflexión. Fallece tras una larga enfermedad.

Fue Calasso un editor de época, con el convencimiento, por parte del mundo cultural que ese tipo de figuras ya no serán posible en la actualidad. Era un referente que marcaba qué se leía y cómo, al frente de Adelphi, uno de los sellos europeos de mayor prestigio.

Las obras como escritor de Calasso se ha traducido a 25 idiomas y se siguen publicando en 28 países. Pero su trabajo se centró en el mundo de la edición y de la traducción. Entre sus traducciones, destacan la de Ecce homo, de Nietzsche y o Aforismos de Zürau, de Kafka. Como autor, media Europa sigue suspirando todavía con La boda de Cadmo y Harmonia (1988), un auténtico bestseller internacional.

Los autores de Centroeuropa

Representó, de alguna forma, la otra cara de la intelectualidad europea, marcada por un progresismo moral. Si esa posición la ejercía Giulio Einaudi, a través de la propia editorial con su nombre, Calasso buscó la réplica con Adelphi.

Su gran aportación, para los lectores italianos, sin embargo, fue la recuperación de autores que, en muchos casos, formaban parte de una cultura centroeuropea que los italianos del norte compartían. Uno de sus enormes éxitos lo logró con el título Siddharta, de Hermann Hesse. Y se salió de la tabla con las obras de Joseph Roth, Arthur Schnitzler, o Hugo Von Hoffmanstahl. Otro de los autores rescatados, que provocó un auténtico vendaval fue Vasily Grossman, al aflorar todas las misesias del estalinismo en la Unión Soviética.