Menú Buscar
El cartel de Matrix con los personajes Neo, Morpheo y Trinity

El extravagante origen de ocho nombres de ficción del cine de Hollywood

Los grandes creadores se han inspirado de muy diversas maneras para dar con la identidad final de sus personajes

6 min

Elegir un nombre para el protagonista o villano de una nueva película no es tarea fácil. El nombre es una parte muy importante del personaje, que imprime carácter y que puede decir muchas más cosas de las que pensamos. Por ejemplo, cuando un autor crea un personaje de ficción para que infunda miedo o temor, el nombre es una pieza a tener en cuenta para generar estas sensaciones.

El portal web Whatculture ha elaborado una lista de ocho nombres del cine de Hollywood cuyo peculiar origen sorprenderá a más de uno.

Darth Vader (Star Wars)

La traducción de este nombre ha conllevado más de un dolor de cabeza según el país donde se estrenaba la película. En Holanda se tradujo por 'Padre Oscuro', mientras que en otros sitios se utilizó la expresión 'Lado Oscuro'.

No obstante, ninguna de estas traducciones serían del todo precisa, ya que el origen es mucho más simple. Tanto Darth como Vader son dos palabras inventadas y es un acrónimo que significa 'Señor Oscuros para los Siths (Dartk Sith). Asimismo, Vader es una abreviación de “invader”, es decir, invasor.

Voldemort (Harry Potter)

El personaje de malo malísimo de la exitosa saga de Harry Potter tiene un origen bastante más ñoño de lo que cabría esperar de un villano de su calibre. Pese a que en el libro el nombre surge del anagrama de Tom Riddle (Yo soy Lord...), en la realidad (el mundo muggle) su nombre tiene una explicación bastante distinta. El nombre original proviene de la expresión francesa vol de la mort, o vuelo de la muerte.

La autora, J.K. Rowling nunca ha confirmado esta hipótesis y, en un principio, cuando salió su obra dijo que se trataba de un nombre original.

Los superhéroes de Marvel

No hay que ser muy listo para darse cuenta de que la mayoría de los personajes de esta película repiten inicial en nombre y apellido: Matt Murdock, Bruce Banner, Stephen Strange, Reed Richard...

La razón de esa elección es sencilla, y es que Stan Lee se encontraba tan saturado de personajes durante los años 60 (en el gran boom superheróico en cómics) que la única forma de recordarlos a todos era por aliteración.

Indiana Jones

Steven Spielberg y Jorge Lucas tardaron en decidirse qué nombre tenía que tener el héroe de una de las sagas de aventuras más populares de Hollywood. En un primer momento, George Lucas sugirió el apellido de Smith, pero a Spielberg no le gustó y sugirió el apellido que finalmente tuvo el personaje interpretado por Harrison Ford: Jones.

La elección del nombre fue más divertida, y es que lo cogieron prestado del perro que por aquel entonces tenía Lucas, que era Indiana. Al final resultó un nombre con mucho gancho de uno de los personajes más emblemáticos de Hollywood.

Tauriel (El Hobbit)

Uno de los personajes más polémicos fue la elfa Tauriel, quien protagoniza un extraño triángulo amoroso entre el enano Kili, Legolas y ella.

Este personaje no aparece en el libro, así que Jackson se las tuvo que ingeniar, no solo para crear el personaje, sino para ponerle un nombre. Tauriel proviene del quenya, el idioma de los elfos, en el que significa “bosque virgen”. Un nombre que es, paradójicamente, lo contrario de su personaje.

Dom Cobb (Origen)

El director de Origen, Christopher Nolan, suele usar nomenclaturas metafóricas para sus personajes (como Dr. Mann y Murphy en Interstellar), sin embargo para nombrar a Cobb tuvo que retrotraerse a sus orígenes, como el mismo título de su film.

El protagonista de su ópera prima Following ya llevaba el apellido Cobb, y como Domes un personaje completamente atormentado por su pasado.

Neo, Morpheo, Trinity (Matrix)

La célebre saga de Matrix tiene, quizás, una de las explicaciones más sencillas en esta relación de nombres con origen estrambótico. Neo significa literalmente nuevo, el primero. Morfeo toma su nombre del Dios del Sueño griego. Y Trinity se puede entender como la tercera parte de la Trinidad (basándonos en la interpretación libre en la que Neo sería la nueva reencarnación de Jesucristo).

En este caso, puede resultar más complejo entender la película, que no los nombres elegidos.

Erns Stavro Blofeld (James Bond)

El nombre de uno de los villanos más clásicos de James Bond debe su nombre al padre del comentarista de cricket Henry Blofeld. Al parecer, el padre de Blofeld fue compañero en Eton de Ian Fleming, escritor y creador de 007.