Menú Buscar
Salón de estilo nórdico / UNSPLASH

Así es el estilo nórdico, el movimiento decorativo que está de moda

Una lista con consejos para entender el concepto más demandado en la actualidad y cómo llevarlo a cabo en el hogar

Juan Antonio Marín
3 min

El estilo nórdico es uno de los más demandados en la actualidad cuando se habla de decoración de interiores. La razón es su minimalista forma de entender los espacios, donde menos es más, y por la paz y tranquilidad que transmiten los elementos que forman parte de este tipo de decoración.

El detalle más característico del estilo nórdico es lo diáfano de sus estructuras, ya que cualquier habitación decorada de esta forma debe permitir que la luz predomine y sea la protagonista de la estancia. Pero, ¿cuáles son las otras características que definen este estilo? Esta lista con los parámetros que definen este interesante movimiento decorativo trata de dar respuesta a dicha pregunta. 

Espacios en blanco

Lo que más define el estilo nórdico es la utilización del color blanco. Antaño denostado por ser demasiado simple o aburrido, ahora toma protagonismo y se posiciona como una pátina que debe cubrirlo casi todo: las paredes, los muebles e incluso los textiles como sofás o sillas. La estancia debe también mostrarse con mucha luz y los tonos blancos ayudan a dar esa sensación de paz.

Otra de las opciones son los muebles de madera natural que pueden servir para ofrecer un contraste en el centro de la estancia, rompiendo así con el blanco, pero sumando en cuanto a la naturalidad de la habitación.

Alfombras y esterillas

Otro de los detalles más característicos es la forma que tiene este estilo de vestir el suelo, casi siempre con alfombras discretas. Esto aporta un toque diferencial, ya que, entre tanto monocromatismo de muebles y estanterías, este sería el sitio para jugar con colores más llamativos o diseños más atrevidos. En este sentido, tanto las alfombras como las esterillas sintéticas, que aportan estética y no requieren de cuidados o limpieza, pueden ser una gran opción.

En cuanto a los cojines y el resto de los elementos textiles, la idea de menos es más debe seguir presente, por lo que no conviene recargar el sofá con demasiados elementos. Los tonos pastel son ideales en este estilo, ya que aportan color pero siempre dentro de una paleta cromática suave.

Destacadas en Creación