Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
'La fábula de Aracne' o 'Las hilanderas' de Diego Velázquez / MUSEO DEL PRADO

El erotismo poético de Tiziano en el Prado

Tiziano pintó sus "poesías" para Felipe II, un conjunto de obras mitológicas, que se podrán ver juntas por primera vez desde el siglo XVI en el Museo del Prado

8 min

Explica Miguel Falomir, director de la pinacoteca, que “la palabra poesía venía empleándose desde finales del siglo XV en Italia para aludir a pinturas concebidas para el deleite de los sentidos”. Debemos entonces suponer que tal fue el propósito que inspiraron la mano, la imaginación y el alma de Tiziano cuando pintó sus celebérrimas seis “poesías” para el monarca Felipe II entre 1553 y 1562 y que por primera vez, desde el siglo XVI, se podrán ver juntas en una misma sala. Una circunstancia que habría sido imposible sin la colaboración llevada a cabo entre el Museo Nacional del Prado, la National Gallery de Londres, el Isabella Stewart Gardner Museum y las National Galleries of Scotland ya que solamente una de las piezas permanece en España, en concreto una escena de Venus y Adonis realizada en 1554 y que forma parte de la colección del Prado. Los visitantes tendrán el privilegio de contemplar unas obras cuya influencia en el devenir de la pintura mitológica no se entendería, entre otros motivos, sin la estrecha relación entre el que fuera el pintor más afamado de su época con el monarca más poderoso del mundo.

Tras siglos de dispersión y años de vanos intentos para reunirlas de nuevo, esta serie de lienzos de temática mitológica, ejecutadas por el maestro italiano, protagonizan la exposición Pasiones mitológicas: Tiziano, Veronese, Allori, Rubens, Ribera, Poussin, Van Dyck, Velázquez, un conjunto de poderosas imágenes que beben de la mitología grecorromana y que han sido objeto de veneración a lo largo de los siglos. “Estamos ante algunas de las pinturas más codiciadas, más imitadas, más alabadas por los propios artistas”, apunta Falomir durante la presentación a los medios. 

Las tres Gracias de Pedro Pablo Rubens / MUSEO DEL PRADO
Las tres Gracias de Pedro Pablo Rubens / MUSEO DEL PRADO

Deseo y belleza

Aunque su planificación no ha estado exenta de problemas. Si ya de por sí organizar un evento de estas característica supone un arduo trabajo, su puesta en marcha ha sumado algunas dificultades originadas por la pandemia. Por ejemplo habrá que esperar unas semanas para que Cupido y Psique de Anton Van Dyck, una de las obras prestadas, se incorpore a las salas ya que la Royal Collection no permite su traslado sin el acompañamiento de un correo físico.

Finalmente, un total de 29 obras, de las cuales 16 pertenecen a los propios fondos del Prado y las otras 13 procedentes de diversas instituciones, configuran esta muestra que plantea un extraordinario recorrido por el amor, el deseo y la belleza plasmados en poéticas escenas mitológicas de la mano de las grandes figuras de la pintura europea de los siglos XVI y XVII. Comisariada por Miguel Falomir, Director del Museo del Prado, y por Alejandro Vergara, Jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Prado, se podrá visitar hasta el próximo 4 de julio en el edificio Jerónimos.

Venus y Adonis de José de Ribera / GALLERIE NAZIONALI D´ARTE ANTICA DI ROMA
Venus y Adonis de José de Ribera / GALLERIE NAZIONALI D´ARTE ANTICA DI ROMA

Pasión, libertad y poesía en el arte

Llama la atención, al contextualizar las distintas obras en su momento histórico, cómo los temas pictóricos mitológicos permiten a sus autores abordarlas con total independencia creativa. No existe un texto canónico o dogmas religiosos que los límite. Tampoco hay una biblia ni una referencia permanente como sí ocurre en la cultura y el arte cristianos. Conviven en una misma etapa temporal la prudencia y el decoro que imponía la estricta tradición eclesiástica con la libertad de ejecución de los artistas en las composiciones alegóricas cargadas de erotismo. “La imaginación de todos ellos ha dado lugar a un paisaje mitológico de enorme variedad y belleza”, apuntan desde el museo.

La exposición pone de manifiesto que los anhelos y los temores son asuntos universales y eternos. Quizás ese sea el origen de la mitología, la manera de enfrentarse a esas cuestiones ecuménicas que escapan a nuestro control, que nos resultan incomprensibles. “Convertir esas cuestiones en relato, alejarlas de sí, situarlas en un escenario y contemplarlas desde la distancia. Y en ese escenario ver que son compartidas. Y entenderlas de forma poética, de forma que apela a nuestros sentimientos”, propone Alejandro Vergara.

Ninfas y Sátiros de Pedro Pablo Rubens / MUSEO DEL PRADO
Ninfas y Sátiros de Pedro Pablo Rubens / MUSEO DEL PRADO

Entre Dioses y maestros

La maestría y el talento de Tiziano sirvieron de inspiración no solo a sus coetáneos sino que también ha imbuido el trabajo de sucesivas generaciones. Sus seis “poesías” que ahora pueden verse juntas en Madrid: Venus y Adonis, Diana y Calisto, Diana y Acteón, El rapto de Europa, Danae y Perseo y Andrómeda tuvieron una gran repercusión entre los grandes maestros de la pintura universal. Rubens le admiraba profundamente y durante los nueve meses que vivió en Madrid estudió y copió todos los tizianos de la Colección Real. Hoy comparte espacio y protagonismo con el veneciano en uno de los ámbitos de la exposición. Un duelo de titanes en el que La bacanal de los andrios y la Ofrenda a Venus del italiano rivalizan en belleza con El jardín del amor, Danza de personajes mitológicos y Ninfas y sátiros del maestro flamenco.

La fábula de Aracne o Las hilanderas de Diego Velazquez / MUSEO DEL PRADO
La fábula de Aracne o Las hilanderas de Diego Velazquez / MUSEO DEL PRADO

Décadas después, Velázquez incluyó en las Las hilanderas una sutil referencia al Rapto de Europa de Tiziano en el tapiz que se advierte al fondo de la famosa escena costumbrista. Cuadros de Veronese, Ribera, Van Dyck, Jacques Jordaens, Nicolas Poussin, Alessandro Allori, Hendrik van den Broeck, Eugenio Cajés y Francesco Colonna completan la selecta lista de firmas de esta excepcional exposición concebida, según Miguel Falomir "por su capacidad de evocación polisémica". Una ocasión única para deleitarse inmersos en este bello imaginario de fabulosas criaturas.