Menú Buscar
Fotografía de La Alberca (Salamanca) de la exposición 'El Santo Christo Ibérico' de PhotoEspaña / KOLDO CHAMORRO

Cuatro décadas y tres miradas

En una de sus ediciones más especiales, PhotoEspaña traza una sugestiva radiografía visual de la reciente historia de nuestro país con tres exposiciones

7 min

La historia de España del siglo XX fue una sucesión de intensos acontecimientos que determinaron el futuro y transformaron profundamente nuestra sociedad. Finalizada la Guerra Civil y tras años de penurias, en la década de los 50 el país se dispone a dejar atrás la autarquía y a dar la bienvenida a una ansiada y necesaria modernidad que reanime su precaria economía.

A partir de ahí, una dualidad convive en la mentalidad de una ciudadanía fuertemente arraigada en el pasado, el folklore y los ritos religiosos frente a otra más transgresora en busca de una profunda transformación que se agudizará en los sucesivos decenios.

Museo del Prado. Madrid.1961 ©Ramón Masats.VEGAP.2020
Museo del Prado. Madrid.1961 / RAMÓN MASATS

'Los instantes decisivos' de Ramón Masats

Cartier Bresson condensó en un solo concepto la clave de una buena fotografía. Él lo definía como "el instante decisivo". Se refería así a ese brevísimo y único momento en el que todo encuadra a la perfección en el visor y un clic lo atrapa. Parece sencillo pero no lo es en absoluto. Requiere, entre otras cosas, intuición y mucha paciencia.

Con ese dogma del maestro francés se podrían definir muchas de las imágenes que componen la exposición Ramón Masats. Visit Spain que se exhibe en las salas de La Principal de Tabacalera de Madrid hasta el próximo 12 de octubre. Un fascinante peregrinaje gráfico que recorre la España de los años 50 y 60 de la pasada centuria.

Sanfermines. Cafetería Iruña. Pamplona 1956 ©Ramón Masats. VEGAP.2020
Sanfermines. Cafetería Iruña. Pamplona, 1956 / RAMÓN MASATS

145 fotografías en blanco y negro

Un total de 145 fotografías en blanco y negro, muchas de ellas inéditas, que revelan un certero reflejo de una sociedad necesitada del aperturismo hacia el exterior pero firmemente anclada en el pasado y donde las tradiciones, los toros o los rituales religiosos alimentan la esencia de sus valores. Seminaristas jugando al fútbol, cursos de cristiandad en el Toledo de 1957 o sobrecogedoras tomas de la Dirección General de Seguridad del año 58 comparten espacio con el duque de Windsor en la casa de Antonio el bailarín, Yves Saint Laurent en el palacio de Liria o Charlton Heston rodando en Belmonte.

La muestra se inicia con una proyección de fragmentos del NO-DO, el célebre noticiero que el régimen usaba como vía de propaganda, para continuar por las sucesivas salas tenuemente iluminadas de las que cuelgan las instantáneas tomadas entre 1955 y 1965. Las fotografías captan magistralmente todos los “tópicos culturales patrios”, mientras se intuye cierto espíritu de apertura. Un emocionante viaje por la España folclórica a través de la mirada mordaz del autor catalán.

Koldo Chamorro. Huelva, 1995 ©Legado de Koldo Chamorro
Huelva, 1995 / KOLDO CHAMORRO

El 'viacrucis' de Koldo Chamorro

El museo Lázaro Galdiano acoge hasta el 20 de septiembre la serie El Santo Christo Ibérico. Koldo Chamorro. Una pequeña pero magnífica muestra, con la cruz como rotunda protagonista. Un trabajo de largo recorrido que comenzó en 1974 y finalizó en 2000 coincidiendo con el Jubileo. En él se refleja la España rural de los 70 y 80 del pasado siglo y es fruto de un proyecto del autor que reflexiona sobre el calado de los rituales católicos a lo largo y ancho de la península ibérica.

Esta fuerte disyuntiva entre lo ancestral y lo moderno en la sociedad campesina no escapó a la curiosidad de este inconfundible y audaz fotógrafo documentalista que concibió este trabajo como un profundo análisis crítico y antropológico.

Koldo Chamorro. Salamanca 1995 ©Legado de Koldo Chamorro
Salamanca, 1995 / KOLDO CHAMORRO

Paisaje social

Formada por una selección de 63 fotografías en blanco y negro, la exposición evoca la belleza litúrgica de un viacrucis mientras reflexiona sobre el poder simbólico de la cruz, símbolo por excelencia del catolicismo, trazando un paisaje social fascinante.

La visita se completa con el audiovisual Totum revolutum de Clemente Bernad, comisario de la exposición, y Carolina Chamorro que reúne los testimonios, de más de 70 personas, sobre la vida y obra de este imprescindible autor rescatado del olvido.

Rockocó nº 1 Mods © Miguel Trillo
Rockocó nº 1 Mods / MIGUEL TRILLO

'La memoria de un tiempo' de Miguel Trillo

A principios de los 80 Madrid se convirtió en el epicentro de una catarsis cultural irrepetible cuyos ecos aún perviven. Una época indispensable para entender la historia de la capital. El fotógrafo gaditano Miguel Trillo sucumbió a esta revolución urbana sedienta de libertad y, cámara en mano, retrató este fenómeno que marcó toda una década.

Ahora el Círculo de Bellas Artes reúne en Madrid, las calles del ritmo algunos de los fanzines con los que el fotógrafo documentó las diferentes estéticas de las tribus urbanas presentes en este fecundo periodo. Mods, rockeros, modernos, punks, siniestros, heavies o nuevos románticos posaron ante su objetivo.

Rockocó nº 2 Punkis ©Miguel Trillo
Rockocó nº 2 Punkis / MIGUEL TRILLO

Reconstrucción de la memoria

Varias vitrinas resguardan las páginas originales de estas artesanales publicaciones: Rockocó, Callejones y avenidas y Madrid, las calles del ritmo. Unas publicaciones que en palabras del propio Trillo “han puesto en su sitio la memoria de un tiempo que si no fuera por la fotografía no estaría en nuestras cabezas. Esta exposición es como una reconstrucción de nuestra memoria”. Un grato recuerdo que se disfruta mientras en una pantalla se reproducen los videoclips de Burning, Alaska y Dinarama, Los Elegantes, Loquillo y los Trogloditas o Siniestro Total. La banda sonora de toda una generación, un playlist para el recuerdo.

Dice Miguel Trillo que “la fotografía pone el tiempo en su sitio”. La música también.

Rockocó. Imágenes del pop rock madrileño de los 80 © Miguel Trillo
Rockocó. Imágenes del pop rock madrileño de los 80 / MIGUEL TRILLO