Menú Buscar
Escena de la película 'Dirty Dancing'.

Cinco parejas de la gran pantalla que no se soportaban

Tony Curtis no se mordió la lengua cuando le preguntaron cómo era besar a la rubia platino más famosa de Hollywood: "Fue como besar a Hitler"

5 min

La química entre dos intérpretes en pantalla es algo que nunca puede faltar dentro de una película. Y, para los actores y las actrices que interpretan a parejas o entre los que debe haber tensión, esto es doblemente importante. 

Pero el cine es una constante lucha de egos. Y, cuando en una producción se junta a dos intérpretes con personalidades radicalmente opuestas pueden saltar chispas o incluso pueden llegar a las manos. 

En esta lista están reunidas 10 parejas que dentro de la pantalla simularon un amor imperecedero pero que fuera de ella en ocasiones no podían ni mirarse a la cara. Parejas que consiguieron actuar --con mejor o peor fortuna-- hasta el límite: olvidar que odiaban a quien tenían que besar. 

Tony Curtis y Marilyn Monroe

Aunque mucho después admitiera que tuvo un affair con Marilyn, Tony Curtis no se mordió la lengua cuando le preguntaron cómo era besar a la rubia platino más famosa de Hollywood: "Fue como besar a Hitler". En 2008, el actor se defendió del comentario diciendo que era una broma: "Era una pregunta estúpida, así que di una respuesta estúpida". Pero que le pregunten al resto del equipo lo que fue trabajar con Marilyn, capaz de no presentarse al rodaje, llegar tarde o no aprenderse una sola frase: "Where's the bourbon?", escena para la que hicieron falta casi 60 tomas.

Rachel McAdams y Ryan Gosling

Es de sobra conocido que el amor que se veía en El diario de Noa traspasó las pantallas y Ryan Gosling y Rachel McAdams empezaron una relación. Sin embargo, según el director, Nick Cassavetes, nada más conocerse ambos actores se detestaron. Como ejemplo, un día de rodaje al azar. En una escena que era plano/contraplano, Gosling se negó a hacerla con McAdams: "¿Puedes por favor llevártela y traerme a otra actriz para que lea sus líneas?", le dijo el actor al realizador. "Es que si no, no puedo. De verdad, no puedo, no puedo con ella". Y luego, el amor.

Patrick Swayze y Jennifer Grey

En su autobiografía de 2009, el malogrado actor reveló que el rodaje en 1987 de Dirty Dancing, ese amor de verano mediante el baile que cautivó a varias generaciones, no fue un paseo de rosas. Decía el otrora galán que Jennifer Grey se echaba a llorar a la más mínima crítica o que interrumpía el rodaje para reírse, enfureciendo al equipo, que la esperaba a veces durante horas hasta que podía volver a actuar. "Ella se movía por estados de ánimo muy tontos, nos obligaba a hacer la misma escena una y otra y otra vez. Y tuvimos nuestros roces", escribió.

David Duchovny y Gillian Anderson

Considerando la duración de Expediente X --más las películas--, es difícil imaginar que Mulder y Scully, en la vida real, no podían soportarse. En una entrevista de 2008 con un medio británico, David Duchovny dijo al ser preguntado por Anderson: "La familiaridad produce desprecio. Discutíamos por todo. No podíamos ni mirarnos el uno al otro". Es curioso, pues, que la serie no se cancelara antes, dado el carácter ególatra de ambos intérpretes, que, sin embargo, el tiempo ha curado: para la nueva temporada los rumores fueron mucho más benévolos y todos coincidieron en una amistad consolidada.

Leonardo Dicaprio y Claire Danes

"Muy inmaduro". Con estas palabras definió una emergente Claire Danes a otra estrella que nacía, DiCaprio, cinco años mayor que ella, pero que se pasaba el rodaje gastándole bromas pesadas junto al resto del cast y del equipo. Según las malas lenguas, ella le encontraba altivo y distante. Baz Luhrmann nunca se pronunció, pero tampoco negó que ambos intérpretes no congeniaron. De hecho, la enemistad continúa, pues 15 años después, Danes se negó a ser su partenaire en J. Edgar cuando se enteró de que sería Leo quien la protagonizaría.