Menú Buscar
Figura de Charlie Rivel en el Museo de Cera de Barcelona / MCB

¿Quién fue Charlie Rivel?

El payaso catalán más popular y universal hizo reír y llorar a varias generaciones de niños aficionados al circo

5 min

La historia de Cataluña está repleta de personajes relevantes por los hitos cosechados durante sus vidas. Uno de ellos es responsable de haber hecho reír, llorar y disfrutar a varias generaciones de niños amantes del circo. Nos referimos a Josep Andreu, más conocido con el nombre de Charlie Rivel, considerado como “el payaso catalán más popular y universal”. Su aullido célebre, su imagen (traje rojo, zapatos grandes) y sus instrumentos (una silla y una guitarra) lo convirtieron en todo un mito.

Charlie Rivel nació en Cubelles el 23 de abril de 1896 durante una gira de sus padres, la funámbula francesa Marie Louise Lasserre y el trapecista español Pere Andreu, nacido en el barcelonés barrio de Hostafrancs. Formó parte de una familia muy relacionada con el circo. No en vano, entre los años 1915 y 1920 la familia Andreu-Lasserre regentó el circo Reina Victoria. Además, entre 1924 y 1935, los hermanos Charlie, Polo y René Rivel triunfaron en los mejores locales de Europa y América del Sur con números de trapecio, acrobacia y payasos. Y es que Charlie Rivel fue un artista bastante precoz porque apenas contaba con tres años de edad cuando comenzó a actuar sobre los escenarios.

Un número irrenunciable

Uno de los números más aplaudidos de este payaso es el de Charlot en los trapecios bajos. Entonces Josep Andreu era conocido como Charlot Rivels, nombre artístico elegido en homenaje a Charlie Chaplin. Y precisamente una de las anécdotas más populares de Charlie Rivel tiene que ver con él.

“Un día se celebró un concurso de imitadores de Charlot, al Charlie Rivel, acompañado de su hija Paulina, se presentó y consiguió ganarlo. La gracia de todo esto es que el mismo Charlie Chaplin se presentó en secreto para participar… y quedó en tercer lugar”, revelan los expertos de la Exposición permanente del payaso Charlie Rivel, ubicada en Cubelles. “Fue en el momento de entregar los premios cuando el propio Chaplin le preguntó a Rivel: "¿Me estás imitando tú a mí o soy yo el que te imita?”.

Sus inseparables silla y guitarra

Otro de los números más icónicos del payaso catalán es la parodia de una cantante de ópera, “todo un referente del género”. Aunque su gag más emblemático es la entrada de la silla y la guitarra, además de aquel “¡uuuh!” característico, tierno y revoltoso al mismo tiempo. Para el periodista Sebastià Gasch, “el gesto y el silencio de Charlie Rivel eran universales”.

Aunque nació allí de manera fortuita, fue en el año 1954 cuando Charlie Rivel visitó por primera vez Cubelles, y después cumplió la promesa de volver. En 1969 se hizo una casa y actualmente hay una calle y un colegio que llevan el nombre del payaso. Asimismo, Charlie Rivel hijo predilecto de Cubelles y le ha sido impuesta la medalla de oro de una ciudad que en el año 1980 le erigió un monumento.

Un payaso en el circo y en la pantalla grande

El payaso catalán no sólo se prodigó en el circo, sino también en el mundo del cine. Protagonizó la película El aprendiz de clown, rodada en Cubelles en el año 1967 por Manuel Esteba, y además es una de las trece personalidades que Antoni Ribas retrata en el documental Catalanes universales de 1978.

Charlie Rivel en una de sus actuaciones en el año 1967 / WIKIMEDIA COMMONS

Charlie Rivel en una de sus actuaciones en el año 1967 / WIKIMEDIA COMMONS

La vida de Josep Andreu, el payaso Charlie Rivel, se apagó el 26 de julio de 1983. Moría de esta forma “uno de los payasos más grandes de la historia del circo, el hombre que siempre decía que su tesoro más preciado eran las sonrisas de los niños de todo el mundo”, según apuntan desde la Exposición permanente del payaso Charlie Rivel.

Destacadas en Creación