Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Albert Soler durante una entrevista con 'Crónica Global' / CG

La censura a Albert Soler, compensada

Prensa Ibérica empieza a publicar las columnas del periodista en 'El Periódico de España' tras haber vetado varios de sus artículos en 'El Periódico de Catalunya'

Gregorio Albarracín
4 min

El sábado, el periodista Albert Soler vio presuntamente compensada la reiterada censura que sufren sus artículos en El Periódico de Catalunya con la publicación de su última columna en El Periódico de España, la cabecera de reciente lanzamiento del Grupo Prensa Ibérica, la primera con sede en Madrid y con aspiraciones nacionales.

Rufián convierte a Rajoy en Churchill es el título de un texto en el que Soler analiza el papel de Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, durante el interrogatorio de Mariano Rajoy a propósito de la operación Kitchen. Pone en evidencia algo que la prensa catalana se abstuvo de subrayar: el ostensible desconocimiento del diputado republicano del asunto del que hablaba, del funcionamiento de la justicia y el ridículo de esa tendencia faltona de Rufián que en este caso le brindó al expresidente la oportunidad de ponerle en evidencia sin apenas entrar al trapo de sus provocaciones.

Las razones de la censura

La censura que Albert Sáez, director de El Periódico de Catalunya, ha aplicado en los últimos tiempos a las opiniones del periodista de Girona nunca ha sido justificada, ni ante el autor y tampoco ante los lectores que se han quejado de esas prácticas, pero el contenido del artículo que ha conseguido viajar a Madrid ofrece algunas pistas de las razones de fondo.

La columna vetada que dio la alerta sobre la afición a la tijera del director del rotativo catalán, y que había sido publicada en Diari de Girona, también de Prensa Ibérica, versaba precisamente sobre la censura que aplica el Govern de la Generalitat y, más concretamente, JxCat. Soler se refería a la expulsión del periodista Xavier Rius de la sala de prensa de Palau, una decisión que acaba de ser revocada por la justicia, y también al veto no declarado, pero efectivo que él mismo había sufrido cuando trató de entrevistar a la cabeza de lista neoconvergente de Girona en las últimas elecciones autonómicas.

La clave oculta

La columna que ha pasado todos los filtros es sumamente crítica con el hombre de Esquerra en Madrid, luego cabe concluir que el problema para Sáez no está en analizar la labor del Govern, sino solo cuando se refiere a Junts per Catalunya. No deja de ser curioso porque cuando el actual director de El Periódico se incorporó a su plantilla en 2010 tuvo que abandonar la presidencia de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), donde representaba a ERC. Un geso que no sentó nada bien en las filas republicanas, donde ya se conocían los sondeos que anunciaban que el tripatito no podría formar gobierno tras las elecciones, como así sucedió.

Otros columnistas de El Periódico de Catalunya ven publicados sus trabajos en el nuevo diario madrileño. Es el caso de Joan Tapia y de Olga Merino, por ejemplo. En todos los casos, se trata de una reedición de sus piezas gratis et amore para los aurores.