Menú Buscar
Vidrieras de la Sagrada Familia diseñadas y realizadas por Joan Vila-Grau

Cataluña, la región perfecta para los amantes de la cultura

El turismo cultural catalán se caracteriza por su gran variedad de museos, rutas naturales, festivales de música, construcciones arquitectónicas…

6 min

La cultura es la seña de identidad de Cataluña, una tierra de artistas y emprendedores que busca en el pasado la esencia de su espíritu innovador y abierto al mundo. El patrimonio artístico y monumental catalán es único en Europa, por lo que se destapa como un destino preferente de turismo cultural.

Las posibilidades culturales de Cataluña son variadas y permiten seguir las huellas desde el hombre de Neandertal hasta la actualidad, pasando por los iberos, los griegos o los romanos. Así como por los diversos estilos arquitectónicos, pictóricos, recorridos literarios y museísticos que se adaptan a todos los gustos. 

La arquitectura catalana

Cataluña es reconocida por tener una arquitectura singular en diferentes estilos históricos. El estilo románico, el gótico y, por supuesto, el modernista son los más destacados. De este último destacan las obras de Antoni Gaudí, Luís Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch y Josep M. Jujol, diseminadas por toda la región.

Pero no son los únicos estilos que pueden verse en las calles catalanas. En la actualidad cuenta con reconocidos arquitectos como Jean Nouvel, Norman Foster, Richard Meier, Enric Miralles, Benedetta Tagliabue, Jacques Herzog, Pierre de Meuron y el estudio de Olot RCR , que se han convertido en símbolos de la nueva Barcelona que busca un lugar en el mundo.

Pintura y rutas culturales

En Cataluña se puede disfrutar de las creaciones de grandes genios del arte, tanto de la denominada escuela catalana de pintura (Joaquim Vayreda, Hermen Anglada-Camarasa, Ramon Casas, Isidre Nonell, Joaquim Torres-Garcia, Albert Ràfols Casamada…); o de creadores como Dalí, Picasso, Miró o Tàpies, todos ellos con museos en los que admirar su obra.

A todo ello hay que añadir una serie de rutas consolidadas como atractivos turísticos y de calidad como el Camí de Sant Jaume (tramo catalán del Camino de Santiago), el Camino de los Buenos Hombres, la Cataluña Judía, la Ruta de los Íberos, la Ruta del Císter, la Ruta del Románico o los diversos itinerarios vinculados al patrimonio cultural, industrial y religioso, como el Camino Ignaciano.

Festivales de música

Tampoco se puede obviar la inagotable oferta de festivales en ciudades como Barcelona, Tarragona, Girona o Lleida, ideales para hacer turismo urbano y combinar el interés cultural con numerosas actividades de ocio. En este sentido, destaca la oferta de turismo musical, con espacios singulares como el Auditori de Girona, la Llotja en Lleida y, el Gran Teatre del Liceu, el Auditori y el Palau de la Música Catalana en Barcelona.

Actuación de Alaska durante el festival Jardins Terramar 2017 / JARDINS TERRAMAR

Actuación de Alaska durante el festival Jardins de Terramar 2017 / JARDINS DE TERRAMAR

En verano, son varias las poblaciones que organizan festivales de música en recintos monumentales y en espacios de especial interés artístico. Entre ellos cabe mencionar el Festival Internacional Castell de Peralada, el Festival Internacional de Música de Torroella de Montgrí, el Festival de Música de Santa Florentina, la cantada de habaneras en Calella de Palafrugell o el Festival Internacional de Música de Cantonigròs.  

Museos y monasterios

En Cataluña hay más de cuatrocientos museos y centros de arte dedicados a todas las épocas y estilos artísticos, que se complementan con una extensa programación de exposiciones. Algunos ejemplos son el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) y el Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña (mNACTEC).

A lo largo de toda la geografía catalana se distribuyen numerosos santuarios y monasterios, la mayor parte de ellos bajo la advocación de la Virgen María. De entre todos, destacan el santuario de Montserrat, principal referente espiritual del país, situado en una montaña de formas sorprendentes, y el de la Virgen de Núria, en un valle pirenaico.