Menú Buscar
Grillo / UNSPLASH

Barritas energéticas de harina de grillo: una revolución para la alimentación

InsectFit está haciendo realidad uno de los sueños de la ciencia ficción: alimentar a las personas con insectos

Juan Antonio Marín
11.08.2019 13:35 h.
3 min

Hace unos años que se viene hablando del tema de los insectos y la alimentación. En algunos países del mundo, como Tailandia, México, Brasil y algunos estados de África, no es nada raro consumir algunas de estas especies.

Ahora, la start up valenciana InsecFit promete revolucionar la manera en la que se consumen este tipo de alimentos, sobre todo en el mercado español. Para ello han lanzado una línea barritas energéticas realizadas con harina de grillo.

Compañía 100% española

Esta start up española está formada por Gabriel Vicedo y Alberto Mas, que persiguen iniciar una ”revolución alimentaria”, “cambiando el concepto tradicional de los alimentos para la mayoría de la población”, según explican en su página web.

Una revolución que tiene su fundamento en la harina de grillo, un alimento que, tal y como indican desde la empresa, “es una fuente de proteínas alternativa, la más sostenible y respetuosa con el medio ambiente que existe".

Una “nueva fuente de proteínas”

La empresa comercializa ya tres productos con este ingrediente tan peculiar: barritas proteicas de harina de grillo sabor yogur y fresa, sabor nutmix (cacao y frutos secos) y chocolate puro, coco y piña con harina de grillo.

El público objetivo de la InsecFit está bastante definido en el mundo del fitness y la alimentación saludable y prometen que sus barritas aportan proteína de alta calidad y que incluso tienen “dos veces más proteína que la ternera”.

Alto contenido nutricional

Además, estos aperitivos contienen ácidos grasos Omega 3 y 6 y nueve aminoácidos esenciales. Una opción saludable para los deportistas que quieran probar una nueva forma de alimentarse antes o después de los entrenamientos.

Una opción que, en un principio, puede parecer polémica. Sin embargo, el consumo de alimentos basados en insectos promete ser una de las alternativas para el futuro de la nutrición en todo el mundo. Y es que este tipo de comidas son más baratas de producir y aportan las mismas proteínas de origen animal, con lo cual podrían ser una opción a largo plazo para consumir y producir menos carne, lo que generaría menos CO2 a la atmósfera y, por lo tanto, menor impacto en el medio ambiente.