Menú Buscar
El dibujante de Astérix, Albert Uderzo / EFE

Albert Uderzo, el dibujante de Astérix, muere a los 92 años

El co-creador de uno de los cómics más famosos del mundo ha fallecido en su domicilio mientras dormía

3 min

El dibujante y co-creador de los cómics de Astérix, Albert Uderzo, ha muerto este martes a los 92 años en su casa de Neuilly, a las afueras de París. Pese a estar en plena crisis del coronavirus, esta no ha sido la causa de su fallecimiento, sino una crisis cardiaca que le ha sobrevenido mientras dormía.

El yerno del ilustrador, Bernard de Choisy, afirma que “estaba muy cansado desde hacía varias semanas”. Y dejan claro que su afectación de corazón no tenía vinculación con el Covid-19.

Historias

Uderzo creó, junto al guionista René Goscinny, las historias de Astérix, un galo que, junto a su compañero Obélix, se enfrentaba a la invasión de los romanos. La serie de cómics arrancó en 1959 y desde entonces publicaron juntos 24 tomos de las aventuras de estos personajes.

Tras la muerte de Goscinny, en 1977, Uderzo se mostró contrario a seguir publicando el cómic, pero finalmente cambió de parecer y acabó creando diez historias más, no sin cierta polémica. Aunque, por el momento ya hay 37 tiras publicadas de los héroes galos, desde el tomo número 35 de Astérix ya no participó en ninguno más.

Visión de futuro

Las aventuras de Astérix también aparecen en el Libro Guinness de los Récords ya que en 2011 se convirtió en el cómic más traducido del mundo, con 111 lenguas y dialectos. Sólo en español, lleva vendidos alrededor de 24,5 millones de ejemplares.

Curiosamente, estos días los libros de Uderzo se hicieron virales por redes sociales por si capacidad de predecir el futuro: Astérix y Obélix ya se enfrentaron contra el Coronavirus. Se trata de un personaje que aparece en la historieta titulada Astérix et la Transitalique, lal que se enfrentaban los dos protagonistas en una carrera de cuadrigas. Dicho personaje aparece enmascarado y está a punto de ganarles en la competición termina por sufrir un accidente a escasos metros de la meta.