Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Barcelona

La crisis de los yates coge a Marina Barcelona 92 tocada por la pandemia

El astillero de la Ciudad Condal, el mejor de Europa, perdió un 21% de la facturación y un 32% de beneficio por el virus: ahora lidia con las reverberaciones de Ucrania

7 min

La crisis de los yates ha cogido a Marina Barcelona 92 (MB92) tocada por la pandemia del coronavirus. La polémica por las incautaciones de grandes esloras de oligarcas rusos ha atrapado al astillero e instalación de refit de la Ciudad Condal, el mejor de Europa, con el negocio renqueante por la enfermedad. 

Business
El 'My Solaris', de Roman Abramovich, atracado en MB092 / Luis Miguel Añón

Es lo que consignan las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, las de 2020, y que atestiguan que MB92 es un auténtico coloso y generador de riqueza en el Puerto de Barcelona, pero cuyo negocio sufrió una zozobra notable por el impacto de la pandemia. 

Pierde facturación y beneficio

Los libros consignan unos ingresos de 67,35 millones de euros, una caída del 21% en relación a los 85,29 millones anotados en 2019, antes de la crisis sanitaria. Si la facturación se resintió, también lo hicieron los beneficios. El excedente neto de la empresa de Pepe García-Aubert cayó casi un 33%, de los 3,4 millones a los 2,3 millones en 2020. 

De hecho, en la memoria de cuentas, MB92 reconoce un "impacto notable" de la pandemia en sus operaciones. El grupo náutico tuvo que hacer un "esfuerzo de contención de gastos", que sitúa en la frontera de los 1,7 millones. Buena parte de ese ahorro lo facilitaron los ERTE de trabajadores y la reducción de tasas que aprobó la Autoridad Portuaria de Barcelona para paliar el impacto del virus en la tesorería de sus concesiones. 

Tesorería saneada

Pese a la sacudida del Covid-19 a Marina Barcelona 92, la sociedad asegura que en 2021 la situación mejoró. De hecho, el escenario económico general "no representa" un freno al conglomerado con sede en el puerto de la capital catalana, que se ha centrado en la reparación, puesta a punto y mantenimiento de los yates de gran eslora superiores a 70 metros. 

Pero es que aunque no fuera así y la demanda no se mantuviera, MB92 cuenta con capacidad para resistir. Presenta un patrimonio neto de más de 61 millones de euros. El endeudamiento a largo plazo de la firma sube a 47,93 millones de euros, cifra de la cual 41,6 millones se adeudan al sector financiero. De hecho, MB92 admite que ha firmado una línea de financiación por valor de 62,5 millones para acometer inversiones en el puerto de La Ciotat (Costa Azul francesa), que opera en concesión. 

Mercado ruso: "Entre un 40% y un 80%"

Estas son las cifras con las cuales se presenta la dársena de Barcelona a la crisis de los yates. Pero es que los decomisos temporales de barcos por la guerra en Ucrania, algo no contemplado en las cuentas anuales, sí podrían tener efectos. Es lo que explican fuentes del sector, que sitúan en entre un "40% y un 80%" la cuota de mercado de cliente ruso --global, no solo oligarcas-- en los varaderos a instalaciones de refit como MB92

Piscina del yate / SUPERYACHTFAN
El yate 'Palladium', de Mihail Prokhorov, también en MB92 / SUPERYACHTFAN

El porcentaje final de exposición al mercado ahora sancionado por la agresión bélica dependerá "de cómo de especializado esté el complejo en las grandes esloras". En otras palabras, cuanto más grandes son los barcos que repara, mayor riesgo con el cliente ruso tendrá, pues son los propietarios de esta nacionalidad los que suelen optar por estas esloras mayores

Una incautación (por ahora)

De hecho, MB92 ha sufrido ya al menos el decomiso temporal de un yate ruso. Se trata del Valerie, de Sergéi Chemezov, el consejero delegado del conglomerado Rostec. Lo anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Como avanzó este medio, el complejo ha visto pasar buques de personas sancionadas, aunque no se han generado actuaciones contra ellos.

Sí se propuso para sanción el amarre en la vecina Marina Port Vell del megayate Dilbar de Alisher Usmánov, accionista mayoritario de Metalloinvest, pero no se ha informado de acciones concretas. El magnate opera el atraque con una empresa offshore en Chipre. 

Debate público...y vandalismo

De vuelta a MB92, el complejo vio cómo sucedía un intento de acto vandálico contra el yate My Solaris, del inversor ruso y propietario del Chelsea FC Roman Abramovich, como avanzó este medio. La nave estaba atracada en la ciudad de reparación, aunque no en el dique seco. Al poco de implementarse las sanciones por Ucrania, huyó.

También dejaron más o menos discretamente la Marina Barcelona el Galactica Supernova, de Vagit Alekperov (Lukoil) --sancionado por Ucrania-- y el Aurora, de Andrey Molchanov (LRS Group), que no lo están. 

Participada por un fondo

Cabe recordar que Marina Barcelona 92 es una concesión del Puerto de Barcelona operada por el fondo de inversión luxemburgués Squircle Capital, que lo compró en septiembre de 2019, como informó la empresa en su propia página web. Además del vehículo inversor, forma parte del accionariado Dogus Capital, filial del conglomerado Dogus, socio de BBVA en Turquía. También hay otros participantes minoritarios, incluido el propio García-Aubert, consejero delegado y presidente. 

Yates / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
El 'Solaris' de Roman Abramovich, en MB92 / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Fuentes cercanas al negocio han indicado que el holding turco se implicó en el negocio porque ya opera otro similar en el gigante otomano. No obstante, las mismas voces han recordado que los distintos inversores han exigido que García-Aubert, el hombre que levantó la instalación, permanezca al frente. Desde la Marina se han remitido a los accionistas para mayor abundamiento.