Menú Buscar
Proyecto de un parque de olas por Wavegarden / WAVEGARDEN

Wavegarden: de unos terrenos para la educación, a un parque de surf

La fundación que arrienda las tierras se defiende de las críticas arguyendo que el motivo de esta instalación de olas artificiales no es el "rendimiento económico", sino "aprovechar el espacio"

8 min

El municipio de Montgat (Barcelona) se encuentra dividido respecto al nuevo proyecto propuesto por el ayuntamiento de instalar un parque de olas artificiales para practicar el surf. Esta construcción, que correría a cargo de la empresa Wavegarden S.L. Barcelona, se ubicaría en el único corredor verde que hay entre los municipios de Montgat y Masnou, y que representa un espacio natural de 48.500 metros cuadrados.

La polémica sobre dicha instalación se originó por el impacto medioambiental que representa para la zona esta construcción, que necesita 15.000 metros cúbicos de agua al año. Pero las razones para reconsiderar su instalación también se extienden a la finalidad original por la que fueron cedidos los terrenos: la Universitat de Barcelona fue receptora de dicho espacio para garantizar un “uso docente”.

Terrenos del litoral del Maresme donde se quiere construir el parque de olas

Terrenos del litoral del Maresme donde se quiere construir el parque de olas

Acuerdo

El terreno es propiedad de la Fundación Montcelimar, el patronato del cual está formado por la familia Cusí, la Universitat de Barcelona y el Ayuntamiento de Montgat. La alcaldesa de la localidad, Rosa Funtané i Vilà (ERC), forma parte como vocal del patronato, el órgano de gobierno, representación, administración y decisión de la fundación. Es decir, quien ha decidido arrendar el terreno a la empresa Wavegarden S.L. BCN durante los próximos 40 años.

Mapa del proyecto que han colgado en la web salvemontgat.org

Mapa del proyecto que han colgado en la web salvemontgat.org

Como se observa en el contrato de arrendamiento, la fundación ha empezado a cobrar desde agosto 3.050 euros al mes por los terrenos. Una cifra que aumenta de forma escalada hasta los 161.604 euros anuales (13.467 euros al mes). En total, no es una cantidad muy elevada, pero desde la plataforma Salvem Montgat aseguran que Wavegarden “moviliza 150.000 personas al año” y que podría cambiar el modelo de pueblo residencial a uno “basado en la industria turística y de servicios” que incremente la “especulación inmobiliaria” y “el aumento de pisos turísticos”.

El pliego contractual también contempla la instalación de tiendas, restaurantes y “otra actividad deportiva residual”. Se trataría del tercer surfodrómo más grande del mundo, solo por detrás de los de Texas (Estados Unidos) y Gales (Reino Unido). Entidades como el Consell Català de l’Esport han dado su apoyo al proyecto.

Inversión de 10 millones de euros

Desde alcaldía mantienen la opacidad total sobre esta iniciativa. Pese a la insistencia de este medio, no han querido contestar a ninguna de las preguntas. En su última comunicación oficial, fechada el 7 de agosto, informan de estar estudiando el anteproyecto definitivo presentado por la empresa Wavegarden para la “evaluación de las implicaciones” que tiene “para el pueblo”. De momento, solo se han comprometido a aceptar una consulta popular entre la población antes de dar luz verde a esta inversión.

Por su parte, la empresa responsable de desarrollar la instalación responde a petición de este medio que el proyecto supone “una inversión de 10 millones de euros y unos 60 puestos de trabajo no estacional para lo que tendrán prioridad los vecinos de Montgat”. El principal impulsor de esta iniciativa es Pau Serracanta, director general de Dorna Sports, la empresa que organiza el mundial de MotoGP.

Proyecto de Wavegarden en Melbourne (Australia), similar al que se quiere construir en Montgat

Proyecto de Wavegarden en Melbourne (Australia), similar al que se quiere construir en Montgat 

Los estatutos

El problema de fondo sería la voluntad del farmacéutico Joaquin Cusí expresada en los estatutos originales de la Fundación Montcelimar elaborados con la cesión de los terrenos. Este farmacéutico de Montgat otorgó dichas tierras para que tuvieran un uso docente. “Ahora en la web ya no aparecen los estatutos y los han cambiado”, denuncian desde la plataforma vecinal. Desde la universidad asienten que "el portal de transparencia no está actualizado".

La fundación dependiente de la Universidad de Barcelona ha enviado, a petición de Crónica Global, los actuales estatutos --descolgados de su página web--, fechados en agosto de 2012. Al requerimiento de poder ver los cambios elaborados respecto a los estatutos originales de la época en que se les cedió el terreno, no han contestado. En los actuales estatutos también recalcan que el objeto de la fundación es “predominantemente educativo”, y añaden respecto a la última modificación “la dedicación preferente a las actividades de investigación en el ámbito de las metodologías y las técnicas aplicables a la enseñanza presencial, semipresencial y virtual, propias de la enseñanza actual”.

Implicaciones

Desde la plataforma contraria al proyecto han estudiado junto a arquitectos y técnicos especialistas en medio ambiente las consecuencias derivadas de instalar este parque de surf en una zona donde, además, se halla un acuífero. El impacto social es el derivado de la afluencia anual de unas 150.000 personas.

Por lo que respecta al impacto medioambiental, señalan la “salinización y degradación de los acuíferos” debido a que el proyecto necesita “más de 15.000 metros cuadrados de agua dulce” al año. También denuncian la “destrucción de un bosque de más de 45.000 metros cuadrados” ubicado en el litoral del Maresme.

Desde Wavegarden BCN insisten en que el motivo principal no es “el rendimiento económico”: “El importe del arrendamiento se destina íntegramente a becas de la UB” y que, por tanto, la institución es la “primera interesada en realizar actividades docentes, como de INEF”. Por su parte, el jefe de gabinete del rectorado de la UB añade que los terrenos son “muy limitados en sus posibles usos” y que la “principal motivación no es el rendimiento económico sino aprovechar el espacio”.

El papel municipal

La magnitud del proyecto, tanto por su tamaño como por las implicaciones derivadas, es notable. En esta coyuntura sorprende que el ayuntamiento se mantenga en silencio.

De momento, ya han alquilado los terrenos a la empresa, desde verano se está estudiando el proyecto y queda pendiente la consulta vecinal. Con todo, la empresa espera obtener la licencia de obras en 2018.