Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Airbus A320neo de Vueling en el momento de carga del combustible sostenible / VUELING

Vueling lanza su primer vuelo con combustible sostenible entre Barcelona y Sevilla

La aerolínea junto a Repsol ha unido ambas ciudades con motivo del Tourism Innovation Summit en la capital andaluza con un menor impacto climático

3 min

Vueling se abre camino en la descarbonización de la aviación. La aerolínea de la mano de Repsol ha realizado este miércoles su primer vuelo con combustible sostenible entre Barcelona y Sevilla.

Esta ruta con biocombustible se ha producido con motivo del comienzo del Tourism Innovation Summit en Sevilla, donde se analizará la sostenibilidad e innovación en el sector turístico. El vuelo con baja huella de carbono entre la capital catalana y la andaluza ha despegado a las nueve y diez de la mañana del aeropuerto de El Prat. Ha sido operado por un Airbus A320neo de nueva generación.

Más de dos toneladas menos de CO2

El biocombustible con el que ha alzado el vuelo el Airbus de Vueling ha sido producido en el complejo industrial de Tarragona a partir de biomasa, junto al lote de la refinería de Repsol en Puertollano (Ciudad Real) y a partir de residuos en Petronor. La ruta entre Barcelona y Sevilla operada con este carburante ha permitido reducir las emisiones a la atmosfera en 2,5 toneladas de CO2.

El impacto atmosférico por el uso de este combustible sostenible se reduce a la vez que la aerolínea busca nuevas alternativas para minimizar la quema de carburante. Para ello, Vueling asume iniciativas de reducción de peso que han permitido evitar cerca de 63 kilos de CO2 durante los 820 kilómetros que separan Barcelona de Sevilla.

Descarbonización de la aviación

El presidente de Vueling, Marco Sansavini, ha aseverado que este vuelo es “una confirmación de la viabilidad del uso de combustibles de última generación para la aviación que usen como materia prima fuentes completamente sostenibles como residuos urbanos y biomasa”. Esto se une a la descarbonización del sector aéreo, que tiene como pilar el uso de biocombustibles.

La asociación del trasporte aéreo internacional (IATA, en sus siglas en inglés) se ha comprometido a que la aviación no incremente las emisiones desde 2020. Para ello, este tipo de iniciativas son fundamentales con el fin de alcanzar la neutralidad climática en 2050.