Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de las defensas de las VTC para burlar el decreto / Cedida

Los VTC instalarán parachoques para sortear el decreto catalán

La patronal y Bolt adaptarán 300 coches con "defensas traseras" para llegar a los 4,90 metros que exige el Govern

5 min

Los vehículos de alquiler con conductor (VTC) instalarán parachoques traseros para burlar el decreto que corta el paso a Uber, Cabify y Bolt en Cataluña. La patronal Movea y Bolt se preparan para blidar los coches con "defensas homologadas" para llegar a los 4,90 metros mínimos que exigirá el Govern para operar en la región a partir del 1 de octubre, sorteando así por sorpresa el decreto ley aprobado recientemente por la propia Administración autonómica. 

Lo ha explicado a este medio Eduardo Martín, presidente de Movea, que ha precisado que los nuevos paracoches "están perfectamente homologados por laboratorio e ITV". Aumentan el tamaño de los automóviles VTC hasta los 4,90 metros, como mínimo, cumpliendo así el requisito 4.d del decreto ley de regulación del sector, que barrerá el 60% del sector, según cálculos de la industria y de la Autoridad Catalana de la Competencia (Acco).

"Menos de 1.000 euros por coche"

El directivo ha recordado que los vehículos "también tendrán etiqueta ECO", otro de los requisitos que pedirá el Govern para trabajar en la autonomía a partir del 1-O. "Un ejemplo: un Skoda Superb, que mide 4,73 metros, pasa a medir 4,91 con la defensa trasera y así, cumplir el decreto. Es un complemento perfectamente homologado, legal y que cuesta menos de 1.000 euros por vehículo", ha precisado Martín. 

De hecho, tanto Movea como Bolt llevan "meses" probando piezas para incrementar la longitud del coche, hasta que han dado con una que "cumple a la perfección en resistencia, aerodinámica y tensión". Con los certificados de homologación sobre la mesa, "han enviado a modificar unos 300 coches", convencidos de que la solución "les permitirá trabajar en Cataluña". 

"La prohibición agudizó el ingenio"

El ejecutivo ha subrayado que "los obstáculos para operar que puso el Govern han agudizado el ingenio del sector de los VTC", que tratarán así de permanecer en la región tras el 1 de octubre, cuando las administraciones locales comenzarán a examinar las habilitaciones concedidas para cotejar que cumplen con el decreto ley aprobado por el Ejecutivo regional y validado por el Parlament. 

La nueva solución, cree Movea, "ayudará a las pequeñas empresas y autónomos" a "seguir trabajando" tras la pandemia. "Los grandes operadores lo tenían más fácil para adaptarse al decreto, pero los pequeños, no tanto. No en vano, un coche de más de 4,90 euros cuesta más de 100.000 euros en el mercado. La solución que proponemos les sale por menos de 1.000 euros", ha insistido la misma fuente. 

Del 1-O al 31-D, examen

El sorpresivo anuncio de los VTC llega cuando administraciones como el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ya están recogiendo las peticiones de los operadores para explotar licencias de este tipo en Barcelona y conurbación. A partir del 1 de octubre, cuando entra en pleno vigor el decreto ley, y hasta el próximo 31 de diciembre, contestarán a las empresas. En caso de que los privados no cumplan, les retirarán los permisos. El silencio administrativo equivaldrá a una denegación del mismo. 

Este será el sistema de implementación del decreto ley de regulación de los VTC, que desde el sector de la movilidad se ve favorable al sector del taxi catalán. No en vano, con las exigencias que fija la nueva pieza normativa, se calcula que cerca del 60% de los vehículos que efectúan transporte con conductor no lo podrán hacer a partir del 1 de octubre. Ello complica sobremanera la operativa de Uber, Bolt y Cabify, pues reduce sus flotas y competitividad frente al taxi. Hasta hoy, cuando han anunciado que instalarán parachoques para sortear el texto catalán.