Menú Buscar
El consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao, en una conferencia en el MWC previo al encuentro con los medios en el que ha defendido Barcelona como sede del congreso / EFE

Vodafone: “Barcelona y el MWC deben permanecer juntos”

El consejero delegado de la multinacional sale en defensa de la ciudad como sede del evento tras la polémica de la cena inaugural

3 min

Barcelona y el Mobile World Congress (MWC) deben permanecer juntos”. Así de claro se ha expresado el consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao, en una rueda de prensa con medios internacionales en el congreso. Un discurso en el que ha defendido que la ciudad debe ser la sede del encuentro del sector del móvil hasta 2023.

Ha asegurado que es “el lugar idóneo” para desarrollar el evento y ha puesto en valor los resultados conseguidos desde hace más de una década. A su juicio, se trata de una feria tan identificada con la ciudad que resulta “muy difícil” desligarlos.

Desplantes políticos

El primer ejecutivo de la Vodafone se unía a las voces que han reivindicado Barcelona como sede del MWC tras los desplantes políticos de la cena de gala inaugural que ponen en un brete su continuidad. Colao ha admitido que la situación política “es muy delicada, muy local y muy cultural”. Se muestra partidario de que lo que ha ocurrido “en los últimos tres o cuatro días” no afecte de ninguna manera al desarrollo del congreso en los años próximos.

Asimismo, ha ratificado las palabras de José María Álvarez-Pallete, presidente y consejero delegado de Telefónica, en la conferencia inicial del MWC. Otra defensa a ultranza de la continuidad del congreso en la ciudad más allá de las demandas de los independentistas y de las del equipo de Gobierno municipal, encabezado por Ada Colau.

Seguimiento de GSMA

El consejero delegado de Vodafone ha confesado, además, que Barcelona es una de sus ciudades favoritas. Cuestión no menor para marcar el desarrollo futuro del evento. GSMA, la todopoderosa patronal del móvil que lo organiza, monitoriza la opinión de los congresistas. Este año más que nunca por la incertidumbre generada entre septiembre y octubre de 2017, cuando el proceso independentista alcanzó su momento álgido.

Sus ejecutivos requirieron la máxima colaboración institucional para conseguir que esta edición sea la mejor de toda la historia del MWC. De hecho, lo consideran casi un requisito para mantener la vigencia del contrato hasta 2023.