Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un cartel de alquiler en un bloque de viviendas / EP

Vivienda en Cataluña: ¿comprar o alquilar?

Barcelona es una de las ciudades donde es más económico arrendar que adquirir un piso, mientras que en Lleida es al contrario

3 min

Los extremos catalanes para comprar o alquilar una vivienda se observan en las diferencias entre Barcelona y Lleida. El número de años de arrendamiento que son necesarios para adquirir el mismo piso (PER) es uno de los indicadores que utiliza Idealista en su estudio para analizar cómo es más económico vivir.

Las capitales con los precios de venta más elevados, como es el caso de San Sebastián, Palma, Barcelona o Madrid, exigen un mayor número de años de renta, por lo que el portal inmobiliario asegura que serían más interesantes para alquilar. Sin embargo, otras ciudades con precios más económicos como Lleida o Murcia, ocurriría al contrario.

Relación de años

El PER del estudio de Idealista relacionan la tasa entre los precios de venta y de alquiler. Por ello, si los años de arrendamiento que se deberían destinar a la adquisición son muchos, se debe a que el coste de venta es elevado en relación a vivir en renta.

San Sebastián es la ciudad española donde más años se tardaría en pagar con el precio del alquiler la misma vivienda, a precios de mercado. Un total de 26,8 años. Mientras que Lleida sería la que menos, con 11,4 años. En estos casos, el portal inmobiliario recomendaría comprar en la capital de poniente y arrendar en la urbe guipuzcoana.

Capitales catalanas

La diferencia de PER entre Lleida (11,4 años) y Barcelona (21,3) suponen una brecha interprovincial inmensa en Cataluña. De hecho, a nivel estatal, también se posicionan entre las ciudades donde es más barato comprar y donde es más caro.

No obstante, Girona (con 19,5 años) y Tarragona (16,8 años) se sitúan en el espectro intermedio en donde sería recomendable tanto comprar como alquilar una vivienda. Madrid, por su parte, mantiene un dato similar al de la capital catalana: 21,2 años para adquirir el mismo piso por el que se está pagando la renta a un tercero.