Menú Buscar
Imagen del Ayuntamiento de Viladecans (Barcelona), donde se mantuvo la discusión sobre la remunicipalización del agua / VILADECANS

Viladecans rechaza remunicipalizar el agua

PSC, PP, Cs y Viladecans sí se Puede rechazan la proposición de ERC y enmiendan los datos aportados para defender el cambio de modelo de gestión

01.02.2019 20:46 h.
7 min

Viladecans se mantiene como uno de los municipios a los que da servicio la sociedad mixta Aigües de Barcelona. Así lo ha decidido el plenario de la localidad, gobernada por los socialistas, al rechazar la moción presentada por ERC para remunicipalizar el servicio. Los republicanos sólo han conseguido los apoyos de ICV-EUiA y de una concejal no adscrita de la localidad. PSC, PP, Cs, Viladecans sí se Puede y otro no adscrito han votado en contra, además de poner en duda los datos que se habían aportado para defender el cambio en el modelo de gestión. Guanyem Viladecans se ha abstenido.

La moción que se sometía a consideración del gobierno local contemplaba la adhesión de la ciudad a la Asociación de Municipios y Entidades para el Agua Pública (AMAP), una organización vinculada a Aigua es Vida. Esta entidad reivindica desde hace años la gestión pública como la única vía posible para los servicios del agua, ya que considera que la concertación o la constitución de empresas mixtas para encargarse de ellos es equivalente a perder el control de los activos públicos. Entre sus miembros más conocidos figura Eloi Badia, concejal del Ayuntamiento de Barcelona y vicepresidente de Medio Ambiente del Área Metropolitana.

Argumentos de ERC

Bàrbara Lligadas, concejal de ERC, aseguró que “uno de cada cinco euros de la factura del agua en las principales ciudades” de España acaba en la “cuenta de beneficios limpios de las empresas privadas que gestionan el suministro”, una información que atribuía a un estudio de la Universidad de Alicante. Asimismo, manifestó que estas compañías obtenían “rendimientos claramente superiores cuando el servicio está privatizado respecto a los activos que se mantienen bajo el paraguas del sector público”.

Otro de los datos que expuso y que fueron enmendados en el debate municipal fue que el agua en El Prat del Llobregat, otra localidad del entorno de Barcelona, era más económica que la de Viladecans porque la gestionaba una entidad pública. Concretamente, 1.026 euros por metro cúbico frente a los 1.824 euros que se pagan en la ciudad donde se pedía “crear una comisión de estudio “para estudiar la remunicipalización” y abrir un debate ciudadano en este sentido.

Imagen de uno de los plenos de Viladecans, donde se debatió sobre la gestión del agua / VILADECANS

Imagen de uno de los plenos de Viladecans, donde se debatió sobre la gestión del agua / VILADECANS

Respuesta de la oposición

“Esta moción la están pasando de un municipio a otro y sólo le cambian el nombre”, reprochó la representante de Viladecans sí se Puede, María Purificación González. Afeó a los republicanos que sometieran a debate la misma propuesta que se había sometido a la consideración de otros municipios metropolitanos sin preparar más datos concretos sobre las ventajas que obtendría la localidad.

En cuanto al ejemplo de El Prat, recordó que una parte de la gestión del ciclo del agua está en manos de la empresa mixta del AMB. Y sobre Aigües de Barcelona, puntualizó los datos sobre las ganancias obtenidas por la compañía. De los 20,95 millones de beneficios del último ejercicio un 10% se destinó a reiversiones. Unos 13 millones fueron a parar a Agbar, otros 2,8 millones a Criteria y la misma cantidad al Ejecutivo metropolitano, de acuerdo con el peso en el accionariado de cada entidad.

Más beneficios para el AMB que para Agbar

El dividendo no fue la única aportación que la AMB recibió de la gestora mixta del agua. También cobró los 20 millones del canon anual. “Es decir, la AMB ingresó un total de 22,8 millones con la factura del agua, mucho más que Agbar”, sentenció.

También reprochó a ERC que usara únicamente datos de Aigua es Vida para fomentar su moción, sin tener en cuenta que las cifras sobre el coste del servicio diferían de las que presentaba la Agencia Catalana del Agua (ACA). Tampoco aceptó que la gestión directa por parte de un municipio fuera la mejor opción. En este sentido, recordó el resultado que se obtuvo en Valladolid. Un año después de la remunicipalización “se ha producido una multiprivatización del servicio” que ha regado con más de 11 millones a diversas empresas privadas.

Pobreza energética

González entró de lleno en una cuestión polémica que afecta de forma directa a Badia. Aigües de Barcelona garantiza que no se cortará nunca el agua a ninguna familia que no la pueda pagar para evitar que caigan en una situación de pobreza energética. El fondo de solidaridad de la compañía se encarga del coste del servicio y se le condona cualquier deuda anterior. Y el AMB no hace lo mismo con los impuestos metropolitanos que se recaudan con la factura.

El concejal de Presidencia, Agua y Energía de Barcelona, Eloi Badia, en una comparecencia pública anterior / CG

Eloi Badia, vicepresidente de Medio Ambiente del AMB vinculado a Aigua és Vida / CG

“¿Qué sentido tiene mantener los impuestos en un recibo a señores que no lo podrán pagar?”, inquirió ante el plenario.

El agua, un bien público

“El agua es pública y seguirá siéndolo”, sentenció Jordi Mazón, el concejal socialista de Espacio Público. Defendió que el agua es un servicio que gestiona el AMB “por su interés supramunicipal” y propuso que el debate se mantuviera en esta institución.

A tres meses de una elecciones municipales que modificarán las caras y el equilibrio de pesos en esta Administración, resulta poco probable que la iniciativa llegue a buen puerto.