Menú Buscar
Bolsillo con tarjetas de crédito bancarias, uno de los objetivos susceptibles de ser negociados / PIXABAY

¿Viajar al extranjero? Cuidado con la tarjeta de débito

Ocho de cada diez tarjetas de débito cargan hasta diez euros por sacar dinero de cajeros fuera de España

29.06.2019 12:25 h.
5 min

¿Un viaje al extranjero? Con la cartera preparada, hay que saber qué pasará si sacamos dinero con una tarjeta de débito. Ocho de cada diez tarjetas, de las que cargan el dinero inmediatamente en la cuenta corriente, que se comercializan en España cobran comisiones por operar desde el extranjero. Y pueden llegar a cobrar hasta diez euros por cada cien euros que saquemos.

Se trata de un estudio realizado por el comparador financiero HelpMyCash.com entre más de 60 tarjetas bancarias. Esas comisiones, sin embargo, se pueden evitar si se conocen algunas cuestiones o se eligen las tarjetas adecuadas. Se explica en La guía definitiva para saber con qué tarjeta viajar de HelpMyCash.com. El primer paso para eliminarlas es conocer cuáles son y por qué se cobran para, así, saber cómo evitarlas. Y es que operar con una tarjeta en la zona euro no sale gratis.

Comisiones en zona euro

En la zona euro, las compras con tarjeta no implican comisiones adicionales, al margen de cuál sea la entidad bancaria. Por tanto, eso lleva a realizar compras directamente con la tarjeta, sin necesidad de sacar dinero de los cajeros. Es cierto que no en todos los países las facilidades para pagar con la tarjeta son iguales.

Si se viaja a países que manejan el euro, las comisiones solo se cobran por utilizar los cajeros. En estos casos debemos tener en cuenta la comisión de nuestro propio banco que ronda el 4% con un mínimo de tres euros y, además, la comisión que nos podrá cobrar el banco propietario del cajero, llamada surcharge fee. Esta segunda comisión está regulada por la Comisión Europea y no puede sobrepasar el 0,2% sobre la cantidad dispuesta a débito, aunque muchos bancos deciden no cobrarla directamente, según el comparador financiero HelpMyCash.

Un cliente paga con una aplicación móvil, posible sustitutas de las tarjetas de crédito en el futuro / EFE
Un cliente paga con una aplicación móvil, posible sustitutas de las tarjetas de crédito en el futuro / EFE

Operar sin comisiones

Si se unen las dos comisiones, se puede terminar pagando 3,06 euros por cada disposición de 30 euros que realicemos en la eurozona fuera de España.

Para eliminar estos costes, al menos la comisión que cobra el banco emisor de la tarjeta por sacar dinero, existen plásticos que, como ventaja, nos permiten operar en el extranjero sin comisiones. En concreto, de acuerdo con la investigación de HelpMyCash, existen 14 tarjetas de siete entidades diferentes que podremos solicitar para operar dentro de la zona euro gratis.

Fuera del euro

Pero fuera de la zona euro, las cosas son distintas. A las comisiones por sacar dinero también debemos añadir la comisión por cambiar de moneda, la cual suele ser de un 3% sobre el dinero utilizado.

Al usar un cajero fuera de la zona del euro, tendremos que hacer frente a una comisión que puede llegar a ser más elevada que la que cobra el banco por usar un terminal dentro de la eurozona, aunque el coste no siempre varía. Además, la surcharge fee no está regulada fuera de Europa y su coste puede variar desde los pocos céntimos hasta los 15 euros. Esto puede suponer pagar un total de 7,9 euros (suponiendo una surcharge fee de cuatro euros) por sacar 30 euros en divisas en un cajero o unos 11 euros por disponer del equivalente de 100 euros.

Probar en diferentes entidades

Además, como las comisiones por cambio de divisa afectan a todas las operaciones, realizar compras en estos países no estará exento de costes. Realizar una compra equivalente a 30 euros supondría pagar 0,90 euros cada vez.

Evitar todas estas comisiones es más complicado, pero posible. En el mercado actual existen ocho tarjetas de débito que no cobrarán las comisiones por sacar dinero y tampoco las comisiones por cambio de divisa. Además, en muchos países hay bancos que no cobran la surcharge fee (es cuestión de cuando estemos en el destino, ir probando varios terminales de entidades distintas), por lo que es posible operar en cualquier país del mundo sin que nos cobren un céntimo de más.