Menú Buscar
La página web de Viagogo, que acumula denuncias por fraude en todo el mundo

Viagogo, la empresa que tima revendiendo entradas a la que nadie logra detener

Ha sido denunciada en numerosas ocasiones, pero sigue haciendo caja a costa de los sufridos ansiosos por comprar tickets de eventos

9 min

La página web de Viagogo mola, al menos aparentemente. Se la ve seria porque ofrece una apariencia profesional, pero todo en ella es mentira. Esta empresa fundada en Londres por Eric Baker y con sede en Suiza se dedica a timar descaradamente a sus clientes. Y lo hace jugando con los sentimientos, con la premura y con la ilusión por comprar antes que nadie la entrada para el concierto de tu grupo favorito, para un partido de fútbol o para la obra de teatro de moda.

Te meten prisa para que compres el ticket con frases como “solo queda un 1% de entradas”, aunque acaben de salir a la venta y la afirmación sea más falsa que un billete de siete euros. Pero eso no es lo más grave. Lo peor es que hincharán el precio oficial de la entrada hasta límites insospechados y no podrás hacer nada, salvo tocar madera para que, después de pagar mucho más, la entrada no esté duplicada y puedas entrar al evento, que también eso ha ocurrido con entradas compradas en Viagogo.

Solo conoces el precio cuando has pagado

Ejemplo real: Carmen y Juan compran dos entradas para el festival Punk in Drublic en Madrid, el pasado mes de mayo. Actúan cinco bandas californianas y un grupo español invitado. Las entradas cuestan menos de 50 euros oficialmente, pero Carmen y Juan creen que Viagogo es una web oficial de entradas, ya que esa es su apariencia, y ¡sorpresa!: precio final del concierto sale por 246 euros. Lo que eran dos tickets que costaban entre ambos 96 euros pasan a valer mucho más del doble porque sí, y no hay vuelta atrás, ya que solo sabes el precio cuando has pagado y no admiten devoluciones, un fraude en toda regla.

Si reclamas a la página, sus responsables contestan siempre, y lo hacen educadamente, con frase como “somos una web de reventa de entradas y el precio no lo fijamos nosotros”. Pero no solucionarán nada, y si a eso le unimos que, aunque la empresa tiene su sede en Suiza, esta gente se camufla, vete tú a saber dónde, nos encontramos con un timo más que evidente.

Te animan a revender tras timarte

Viagogo lleva años dispensando entradas de esta manera y acumula miles de denuncias en todo el mundo, incluso algunos artistas han denunciado públicamente sus prácticas, pero ahí sigue la empresa, forrándose a costa de la ilusión de sus engañados clientes.

Todo lo más que te dirán desde Viagogo es que si te han cobrado mucho y no lo ves justo, trates tú de revender tus entradas en su web a un precio aún superior al que has desembolsado y que inventes tú mismo los conceptos para justificar ese desmesurado aumento en la tarifa, como “reserva”, “gastos de gestión” o cualquier otra historia peregrina. Mejor para ellos, porque siempre que se revende una entrada en su plataforma, cobran.

"Fuera Viagogo"

Hay estafados que han tratado de recuperar su dinero mediante denuncia, acudiendo a asociaciones de consumidores o a través de una petición en change.org, sin incidencia alguna. “La práctica de Viagogo es abusiva y engañosa y debe de ser denunciada alertando a los consumidores sobre el uso SIEMPRE pernicioso de esta plataforma de venta de localidades. Invariablemente engañan y abusan de la buena fe de los usuarios. Fuera Viagogo”, plantea change.org en su web.

Pero en ese sitio de recogida de firmas simplemente se acumulan las rúbricas contra estos estafadores, mientras que en Viagogo no dudan en continuar hinchando los precios hasta llegar a quintuplicarlos sin problema alguno, o más que eso. Y es que uno de los récords de mayor aumento en el precio de unas entradas lo tiene un concierto de U2 en 2018, cuyos pases llegaron a venderse por 900 euros cuando su precio oficial no superaba los 100.

Viagogo estafa descaradamente, no compres entradas en esta web
Viagogo estafa descaradamente, no compres entradas en esta web

Mentiras enmascaradas

"Somos la mayor plataforma secundaria de entradas para eventos en directo del mundo. Son nuestros vendedores y vendedoras los que establecen los precios de las entradas que ves en nuestra web, y dichos precios pueden ser mayores o menores que su precio nominal". Esto lo pone Viagogo con letra pequeña en un lugar destacado de su web pero, pese a ello, cumple su función: se ve poco o nada, y más cuando uno está ansioso por comprar tickets y la propia web te miente afirmando que ya quedan pocos.

Lo cierto es que Viagogo solo tiene su sede de Suiza y las reclamaciones desde cualquier lugar hasta ahora han sido inútiles. De hecho, fue investigada en España por el Ministerio del Interior hace un año y medio y no sirvió para nada, porque sigue con su actividad, acumulando estafas, estafados y denuncias sin cesar.

Compra en sitios oficiales

Si vas a comprar entradas para un evento, huye de Viagogo. Nunca pagarás el precio oficial de la entrada y tampoco "menos", otro de sus reclamos engañosos, sino mucho más. Compra solo en sitios oficiales y no te dejes llevar por tu ansia y los reclamos con apariencia seria de esta web patrañosa.

Viagogo es una de las páginas más denunciadas en España, aunque su web está bien posicionada en Google y suele salir de las primeras, o directamente en primer lugar, cuando se buscan entradas, y eso provoca que el comprador crea que ése es el lugar adecuado para adquirirlas.

Más patrañas

Durante todo el proceso de compra, Viagogo utiliza, además, técnicas de marketing agresivas, con ventanas emergentes que se van desplazando al mismo tiempo que el usuario, llamando así su atención con mensajes que alertan de que las entradas se están agotando. También usa temporizadores que muestran cómo se termina el tiempo máximo para realizar la compra, y advierte de que o te apresuras o marcarán rápidamente los tickets que estás gestionando como disponibles para otros usuarios. Incluso llegan a anunciar cuántas personas están presuntamente interesadas en esas entradas. Todo falso de nuevo.

Pero es que, además, las entradas se venden con "ubicación o visibilidad", características que no siempre existen en los eventos ofertados. Otro invento para confundir al posible comprador. Y no acaba aquí la historia, ya que al misterioso precio de la entrada le añaden, una vez finalizado el proceso de compra, conceptos como "costes de gestión", IVA y un siempre inexplicable "coste por reserva", gastos adicionales de última hora que no se advierten en ningún lugar de la web, sino que surgen para darte la última sorpresa, que siempre será un precio hinchado a demanda de esta empresa de embaucadores.

Destacadas en Business