Menú Buscar
La sede central de Agbar en Barcelona, parte de la empresa mixta / CG

La Eurocámara rechaza la queja de Aigua és Vida contra la empresa mixta del agua de Barcelona

La Comisión de Peticiones se remite a las cuatro sentencias del Tribunal Supremo que avalan la legalidad de la sociedad que gestiona el servicio en el Área Metropolitana

2 min

Europa da otro portazo a Aigua és Vida. La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha debatido este jueves la petición de la plataforma ecologista contra la empresa mixta del Área Metropolitana, Aigües de Barcelona. Y ha rechazado las quejas: el Tribunal Supremo español ya se pronunció sobre ello en cuatro sentencias.

Los representantes de Aigua és Vida, Miriam Planas y Joaquim Pérez, han alegado que el proceso de constitución de Aigües de Barcelona (Agbar) incurrió en ilegalidades, como la adjudicación directa de un contrato, sin licitación pública, a una empresa privada. A raíz de esto, la plataforma pedía que el Parlamento Europeo investigase los hechos.

Europa respalda al Supremo

No obstante, la representante de la Comisión Europea, Dita Collinsova, ha manifestado que el Tribunal Supremo de España ya dictaminó la legalidad en cuatro sentencias, motivo por el que considera que el asunto está resuelto. Collinsova ha explicado también que las directivas permiten adjudicar contratos de forma directiva, entre otros motivos, cuando existen derechos de exclusividad --como ocurre en Barcelona--. Así, ha zanjado que la Comisión Europea no llevará a cabo ninguna actuación.

En el mismo sentido se ha expresado la presidenta de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, que ha remarcado que el asunto ya ha sido decidido por la justicia española. Así, ha asegurado que su postura es cerrar las peticiones decididas judicialmente. Dicho de otro modo: los tres grupos mayoritarios han votado en contra del procedimiento.

Segundo varapalo

Ya en 2016, la Comisión Europea dio por cerrada la investigación que inició en 2014 sobre la pulcritud de la designación directa de Aigües de Barcelona como socio privado de la compañía. La institución no hizo ninguna apreciación negativa sobre la sociedad y alegó que las reglas comunitarias son neutrales a este respecto.

Destacadas en Business