Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Oriol Segarra, consejero delegado de Uriach / CG

Uriach vende su filial de genéricos al fondo MCH Private Equity

El negocio B2B que se coloca incluye el traspaso de los 400 trabajadores de las dos fábricas de Urquima y Palau-Solità i Plegamans

5 min

La farmacéutica Uriach ha cerrado la venta de su negocio B2B al fondo español MCH Private Equity en el marco del cambio de modelo estratégico del laboratorio hacia los productos sin receta. El grupo dirigido por Oriol Segarra ha acordado el traspaso de su filial centrada en la fabricación de nuevas moléculas, genéricos y fabricación a terceros (contract manufacturing) con la firma de capital riesgo, que va de la mano de un conjunto de family offices catalanes en la adquisición. La compañía no ha informado sobre el importe de la operación, cuyo cierre formal se efectuará antes de final de año.

El acuerdo incluye el traspaso de los 400 trabajadores de las dos plantas productivas que la empresa tiene en España. Por un lado, Urquima, situada en Sant Fost de Campsentelles (Barcelona), especializada en la fabricación de principios activos. Por otro lado, la factoría de Palau-Solità i Plegamans (Barcelona), que actualmente destina cerca del 80% de su producción al B2B. En 2021, la cifra de negocio de esta división se prevé que ascienda a 80 millones de euros.

Nuevo enfoque estratégico

"Es un gran dia para ambas empresas, ya que las dos tendrán la posibilidad de explotar todas las oportunidades de negocio y tenemos la confianza de que la filial B2B queda en buenas manos", ha declarado Segarra. La operación de Uriach se encuadra en la transformación del laboratorio emprendida hace una década que tiene por objetivo reenfocar su actividad hacia los productos naturales sin receta y la internacionalización de sus marcas más consolidadas, como Aquilea, Fisiocrem y Laborest. Estos artículos seguirán produciéndose en los activos que pasarán a manos de MCH.

"Queríamos una empresa más grande, más rentable, más profesionalizada, más internacionalizada y enfocada estratégicamente en el negocio del autocuidadonatural consumer healthcare", ha explicado el consejero delegado.

Uriach tiene su sede central en Palau Solità i Plegamans, donde se fabricará todo el antihistamínico que se venda en Japón / CG

 

 

Sede de Uriach en Palau Solità i Plegamans / CG

Crecimiento en 2020

En 2020, Uriach facturó 240 millones de euros, un 5% más que en año anterior, la misma cifra con la que espera cerrar este 2021. El resultado operativo (Ebitda) en el ejercicio pasado fue de 48 millones. "Mantendremos la rentabilidad, lo que nos permite seguir invirtiendo en el crecimiento inorgánico", ha explicado Segarra.

"La situación financiera es sólida y no tenemos una deuda relevante que nos condicione", ha añadido.

Reestructuración del consejo

En este proceso se incluye también la designación en junio del exdirecto de Nestlé, Luis Cantarell, como nuevo presidente del grupo. El ejecutivo fue nombrado en sustitución de Joaquín Uriach Torelló, que ha ocupado el cargo durante los últimos ocho años.

Asimismo, Enrique Uriach Torelló, miembro de la quinta generación de la saga fundadora, asumió la presidencia del Consejo de Propietarios, el máximo órgano de representación de los accionistas. Este foro, anteriormente denominado Consejo de Familia, consensua la opinión de la actual propiedad, los descendientes directos de los fundadores de la farmacéutica.

Internacionalización

El viraje estratégico llega, además, tras la adquisición de la farmacéutica alemana Sidroga, con la que Uriach espera aumentar su presencia en Alemania, Austria y Suiza. Anteriormente, el grupo compró dos compañías en Italia en 2018, Progine y AR Fitofarma, y dos años antes la empresa Theralab en Portugal. Segarra ha declarado que no se prevén más compras a corto plazo.

Uno de los objetivos de la farmacéutica en los próximos años es Francia, así como otros mercados relevantes en el continente como los países nórdicos y algunos países de Europa del Este.