Menú Buscar
La planta de la farmacéutica Uquifa en Lliçà de Vall (Barcelona), parada tras una inspección de la FDA / UQUIFA

La farmacéutica Uquifa se ve abocada a un ERTE tras una inspección sanitaria

La Agencia del Medicamento detecta fallos en algunos procedimientos en la factoría de Lliçà de Vall, que frena su actividad productiva y comercial para adaptarlos

20.09.2019 00:00 h.
4 min

Unión Química Farmacéutica, conocida en el mercado como Uquifa, se ha visto obligada a iniciar un conflicto colectivo en su planta de Lliçà de Vall (Barcelona) tras una inspección sanitaria. Fuentes de la compañía explican que fue la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios la que detectó fallos en los procesos productivos en este centro de trabajo.

Los mismos portavoces indican que ya se han puesto manos a la obra con los responsables de sanidad del Gobierno y de la Generalitat para solventar los problemas indicados. Esperan solucionarlos en el corto plazo, pero en este periodo de tiempo tanto la producción como la comercialización de los ingredientes farmacéuticos e intermedios que salen de esta planta han quedado paralizados.

Negociación sindical

El fantasma del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hace días que planea sobre la compañía. Fuentes del comité de empresa a título individual, donde CCOO tiene la mayoría, explican que la dirección del grupo ya les ha avanzado que es una de las medidas que se contemplan para atajar la crisis. Los sindicalistas esperan que en la reunión que se celebrará hoy se concrete la estrategia que se aplicará en el corto plazo.

Los representantes de los trabajadores han avanzado que pelearán para que si se aplica, Uquifa asuma su responsabilidad para que los perjuicios económicos a la plantilla sean mínimos. Es decir, que facilite las compensaciones necesarias y mantenga los salarios de todos los empleados afectados durante el tiempo en que el expediente esté activo.

Cierre temporal

También exigen que no tenga impacto ni en las pagas extraordinarias como en las vacaciones de los empleados de Lliçà. Otra de las salvaguardas a la que aspiran es asegurar que se recuperarán las jornadas de ERTE si se llegara al extremo de que la farmacéutica tuviera que suspender empleos en la planta que ahora está parada.

Las fuentes internas de Uquifa descartan este último escenario. Mantienen que el cierre será temporal y que la intención del grupo es recuperar la plena producción en el centro lo antes posible.

Planta de Sant Celoni y México

Asimismo, los portavoces oficiales remarcan que los inspectores de la Agencia del Medicamento “han manifestado que la calidad de los productos es óptima” y aseguran que los fallos detectados se concentran en los procesos productivos que se ajustan para cumplir con los estándares europeos. El paso necesario para que los productos químicos que se fabrican en el grupo se puedan vender en el mercado comunitario. 

La empresa tiene paralizada la producción en Lliçà, pero la otra planta activa en Cataluña, en la localidad de Sant Celoni (Barcelona), mantiene su actividad habitual. Lo mismo ocurre con los dos centros productivos con los que opera en México.

Empresa de matriz india

Uquifa es uno de los laboratorios decanos en España, ya que nació en 1936 y se convirtió en el líder nacional de la penicilina. En 1991 fue vendida a la multinacional británica Holliday Chemical Holdings y siete años más tarde al grupo Yule Catto. En 2011 la firma india Vivimed pagó 40 millones para la empresa con sede en Barcelona.

Las últimas cifras reconocidas ante el Registro Mercantil muestran un beneficio neto de 5,3 millones de euros y unas ventas de 78,2 millones. La facturación internacional representa el 70% de su negocio.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información