Menú Buscar
Valentín Lago, 'ex' de Iberia Express y director de Producción de Vueling, junto a un avión de la compañía.

Un 'ex' de Iberia coge las riendas de la crisis de Vueling

Valentín Lago, director de Producción, toma el mando en el arranque de la 'operación salida'

Ignasi Jorro
3 min

Un exdirectivo de Iberia Express, filial regional de la aerolínea española de bandera, ha tomado las riendas de la crisis de Vueling. Valentín Lago, director de Producción de la compañía aérea de bajo coste, intervendrá hoy en una crucial reunión en Madrid entre la cúpula de la operadora y los sindicatos. Sobre la mesa, dos asuntos: el caos operativo de la empresa y las condiciones laborales. Todo ello el 1 de julio, primer día de la 'operación salida' de verano.

"Desde que el nuevo equipo de Javier Sánchez-Prieto subió a sus cargos, le dimos tres meses para revisar la operativa. Ello incluye las condiciones laborales de las bases en Francia e Italia", explica un portavoz del sindicato Sepla.

División en plena crisis

El encuentro del viernes es clave para Vueling. La reunión debería sellar una tregua entre la dirección de la operadora y, al menos, Sepla-Stavla. que ganaron las elecciones sindicales en junio. Todo ello abriría la puerta a salvar el verano, que ha empezado con centenares de retrasos, decenas de cancelaciones y casos de overbooking en varios vuelos.

"Vueling sostiene que en julio ya no habrá problemas. Ello no es óbice para que el personal esté descontento: la cúpula quiere imponer un convenio de tripulantes muy impopular, y está la demanda de los pilotos", recuerda un consultor aeronáutico. 

Operación Salida

El enésimo intento de diálogo llega en un día clave para todo el sector aéreo español. El 1 de julio es el primer gran fin de semana de la Operación Salida de verano. "En el aeropuerto del Prat se atan los machos para evitar un tapón: habrá más pasajeros, más maletas por pasajero y está lo de Vueling", agrega el mismo profesional.

La reunión del viernes tiene otra arista: los directivos de Vueling deberán preparar el terreno para que se incorporen los nuevos 200 pilotos y 400 tripulantes de cabina, que podrían drenar el colapso.

Precisamente, fuentes sindicales atribuyen a la formación inacabada de los nuevos trabajadores la crisis de la operadora. "Otras aerolíneas, como Iberia, ya exigen tener el certificado de miembro de tripulación de cabina de pasajeros y un año de experiencia antes de postularse para una vacante. Quizá Vueling se lo debería plantear", sugiere la misma fuente.