Menú Buscar
El equipo de Ulabox en una imagen de archivo / CG

Ulabox y los fundadores de Miquel Alimentació marcan distancias

Los hermanos Josep e Inmaculada Miquel Comas abandonan el consejo de administración del supermercado ‘on line’ aunque mantienen su vinculación empresarial

2 min

Nueva etapa en el máximo órgano de gobierno de Ulabox. El popular supermercado on line ha reestructurado su consejo de administración para facilitar la salida del los antiguos propietarios de Miquel Alimentació.

Los hermanos Josep e Inmaculada Miquel Comas han dejado de formar parte de este órgano directivo a mediados de mayo. El cambio se ha producido únicamente en el management de la compañía. La familia mantiene su apuesta mercantil en Ulabox, de la que controla el 30% del capital desde finales de 2013.

Participación al margen de la venta a Bright Food

Esta actividad era la única del sector del gran consumo que les quedaba a los Miquel. Se preocuparon de segregar la participación del resto de la propiedad del grupo de distribución que lleva su nombre cuando se vendió al gigante chino Bright Food. Una operación que se ejecutó a finales de septiembre de 2015.

Nunca se ha hecho público el monto de la transacción, aunque se especuló con que se valoró el grupo nacido en Girona en unos 110 millones de euros. Una cifra que el mercado dio por válida si se tiene en cuenta su perímetro en el momento de la venta, con unos 900 millones de facturación y unas 2.500 personas en nómina.

Vinculación con la puntocom

El cambio en el órgano ejecutivo de la puntocom está relacionado con la nueva etapa de la familia, indican fuentes conocedoras de la operación. Mantienen la proximidad con la compañía y sus gestores, pero sin el papel institucionalizado de advisor que propiciaba su presencia en el consejo.

Los únicos representantes ahora en este foro son los tres fundadores de Ulabox. El equipo directivo del supermercado, formado por Jaume Gomà, Sergi de Pablos y David Baratech. La compañía cerró 2015, el último ejercicio con los resultados presentados en el Registro Mercantil, con una facturación de 4,4 millones de euros y unas pérdidas de casi 3,7 millones.