Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Camil Ros y Javier Pacheco, secretarios generales de UGT y CCOO, respectivamente, en Cataluña / EP

UGT y CCOO tomarán la calle en Barcelona por los salarios

Las federaciones catalanas preparan una gran movilización el próximo 6 de julio en plena parálisis de la negociación colectiva

4 min

UGT y CCOO tomarán las calles de Barcelona en plena pugna por las subidas salariales. El próximo 6 de julio, las federaciones catalanas de ambos sindicatos organizarán una "gran movilización" contra la parálisis de la negociación colectiva que ha lastrado la actualización de los sueldos en numerosas actividades de la economía catalana.

Fuentes consultadas por Crónica Global indican que ahora mismo se están cerrando los flecos de la concentración, que llegará poco después de la convocatoria de las cúpulas confederales de los sindicatos para reclamar un pacto de Estado por la industria --similar al que reclaman los agentes sociales en el ámbito autonómico en Cataluña y que, según el propio calendario del Govern, debiera haberse aprobado el pasado enero--.

El diálogo social, tocado

CCOO y UGT se manifestarán el próximo 21 junio para reivindicar un programa de reindustrialización que ayude a impulsar el sector secundario en España tras el bache de la pandemia. Ambas movilizaciones se incardinan en una agenda de protestas que se ha intensificado a medida que se han incrementado los encontronazos entre las centrales sindicales y las organizaciones empresariales.

Después de que la CEOE diese por rotas las conversaciones para alcanzar un pacto de rentas, al no estar dispuesta a vincular las retribuciones al IPC (Índice de Precios al Consumo), la conflictividad ha subido otro peldaño. Como publicó Crónica Global, la inflación es el gran elefante en la sala que dificulta el avance en las mesas de negociación. Como consecuencia directa la cifra de trabajadores pendientes de una subida salarial asciende hasta los 600.000 solo en Cataluña según fuentes sindicales.

Subidas pendientes

Precisamente, algunos de los sectores que se manifestarán en julio en la capital catalana tienen pendientes alzas considerables de las remuneraciones.

En el caso del metal de Barcelona, el colectivo de empleados demanda la aplicación urgente de un aumento del 4% calculado según la garantía salarial pactada por convenio. Pero este compromiso no se ha aplicado todavía y la cuestión ha sido judicializada.

Vuelve la conflictividad

Los sindicatos ya advirtieron de que el frenazo en la renovación de los convenios tendría consecuencias en los centros de trabajo. Sin embargo, por ahora los empresarios se han llevado el gato al agua en política retributiva.

Según las cifras recopiladas en abril por el Ministerio de Trabajo, la variación salarial media y con efectos económicos conocidos se sitúa en el 2,4%, un punto menos que la propuesta de la CEOE y muy por debajo de la inflación, indicador que UGT y CCOO marcan como referencia para evitar la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores. Quedan muchos convenios por renegociar y muchas promesas de subidas por ejecutar, por lo que este porcentaje podría todavía elevarse. Precisamente esto es lo que intentarán los sindicatos catalanes con su nueva demostración de fuerza en las calles.