Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha los secretarios catalanes y confederales de CCOO y UGT: Javier Pacheco, Unai Sordo, Josep Maria Álvarez y Camil Ros / CG

UGT y CCOO cierran la puerta a revisar el acuerdo laboral antes de su votación

Las cúpulas sindicales intensifican su presión sobre ERC para que valide el pacto entre los agentes sociales en el Congreso

4 min

Las cúpulas sindicales han cerrado la puerta a revisar el acuerdo laboral antes de su votación en el Congreso de los Diputados el próximo 3 de febrero. En un acto conjunto celebrado este viernes en Barcelona, los secretarios confederales de UGT y CCOO, Josep Maria Álvarez y Unai Sordo, y sus homólogos catalanes, Javier Pacheco y Camil Ros, han asegurado que el decreto ley que se someterá a sufragio la próxima semana se circunscribirá escrupulosamente al contenido pactado en diciembre entre sindicatos, patronales y Gobierno. Ésta, por otro lado, es una exigencia que las patronales han subrayado durante las últimas semanas.

Los mensajes de los dirigentes sindicales, que llegan en plena negociación contrarreloj para convencer del 'sí' a formaciones como ERC, han sido rotundos. "En el Congreso no se va a votar lo que no hemos acordado, sino lo que hemos acordado", ha resumido Álvarez.

Principales puntos del acuerdo

"Las consecuencias de la no convalidación son la pervivencia de la reforma de Rajoy y Fátima Bañez. Y luego no se puede entrar un proyecto de ley. O se convalida o no se convalida", ha remachado Sordo.

Los sindicatos han reiterado los principales argumentos esgrimidos hasta ahora para defender el pacto: combatir los bajos salarios de las empresas multiservicio, restaurar la plena ultraactividad, mantener un sistema similar al de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y reducir la temporalidad en la contratación.

Defensa del diálogo social

Además, han reivindicado el papel del diálogo social como instrumento democrático y fundamental para la salud institucional. "Nos preocupa la frivolidad con que se acuerda que esto sea un acuerdo social, el acuerdo social es una institución tan democrática como las Cortes Generales", ha declarado Sordo.

Por otro lado, los secretarios han recordado que la urgencia por acordar con patronales y Gobierno hace apenas un mes se debió a las deberes impuestos por la Unión Europea. "La aprobación de la reforma era necesaria para la llegada de los fondos de reconstrucción", ha reconocido Álvarez.

"Hay vida laboral después del decreto"

Pese a estas llamadas a la responsabilidad, tanto UGT como CCOO han enfatizado que "hay vida laboral después del decreto". En palabras de Sordo, que ha calificado el acuerdo como "histórico", se debe "dar recorrido en los próximos años" a este primer paso para transformar el mercado de trabajo español.

"Esto [el acuerdo laboral] no impide para nada que se puedan seguir subiendo más peldaños en la escalera", ha dicho Álvarez. "Quiero aprovechar para pedir a ERC que ponga en marcha los mecanismos que crea convenientes y oportunos. No se trata de un punto y final, sino de continuar trabajado para abrir negociaciones sobre temas abiertos que cualquier partido puede proponer de nuevo", ha añadido.